Un español de 54 años, enfadado porque le gustaron las que le sirvieron como tapa en un de Gijón decidió expresar su descontento rompiendo parte del mobiliario del establecimiento.

El individuo se había sentado en la terraza del local y había pedido una consumición, que le fue servida con unas como tapa, informaron este miércoles los medios españoles.

Poco después, el enfadado cliente entró en el establecimiento gritando que las eran ?una mierda? e insultando a la responsable del local, mientras algunos clientes intentaban calmar al individuo amenazándolo con llamar a la policía si cesaba en su actitud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *