burro

La explosión de un burro bomba provocó este viernes la muerte de al menos dos campesinos contratados por el Gobierno para erradicar manualmente plantaciones de hoja de coca, en el noreste de Colombia, junto a la frontera con Venezuela, según informaron fuentes militares que atribuyen la acción terrorista a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El ataque tuvo lugar en torno al mediodía del viernes en una zona rural de La Gabarra, ubicada en el departamento de Norte de Santander y provocó, además de los dos muertos, heridas a seis militares que tomaban parte en un despliegue para combatir los cultivos de droga.

El comandante de la Regional Quinta de la Policía apuntó al frente 33 de las FARC como autores materiales del atentado, según informaciones de medios locales recogidas por Europa Press. Las autoridades ven en esta acción armada no sólo un atentado contra una brigada en particular, sino contra el programa del Gobierno en la lucha contra el narcotráfico.

No en vano, la destrucción manual de las plantaciones se ha convertido en una de las iniciativas más exitosas del presidente Álvaro Uribe. En 2008, se destruyeron mediante este sistema más de 95.000 hectáreas de hoja de coca y otras 133.000 se fumigaron desde aviones.

ATAQUE CON ANIMALES

Aunque no es frecuente, el del viernes no supone el primer atentado en que las FARC utilizan animales como soporte para explosivos. Ya en 1996, los guerrilleros se sirvieron de un burro cargado de dinamita para matar a once agentes en un cuartel de Policía en el norte de Colombia.

Además, en 2003, hicieron explotar un caballo cargado de explosivos en un pueblo del centro del país. Este suceso provocó la muerte de ocho personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *