Camping, de 89 años, se ha convertido en una figura nacional… del ridículo después de advertir que el fin del mundo llegaría el pasado 21 de mayo y gastarse millones de dólares en difundir la nefasta noticia. El choque con la agradable realidad de que aún sigue vivo no le ha hecho rectificar. Lejos de eso aventura ahora nuevas teorías.

A juicio de este telepredicador, Dios no quiere que la humanidad sufra durante cinco meses y se plantea la eliminación total del mundo en un día, el próximo 21 de octubre. Camping está convencido de que la divinidad se presentó ” de forma espiritual” el pasado 21 de mayo, pero aún no ha querido acabar con todo el mundo.

Este personaje norteamericano asegura que “la Biblia nos cuenta que Dios no se complace en hacer sufrir al hombre. Dios es compasivo y mientras la ley de Dios dice que también tiene que haber un castigo, eso no significa que el castigo deba ser constante”.

En su opinión, el cambio de fecha debe suponer un cambio espiritual de los norteamericanos, ya que “la Biblia claramente dice que el mundo se destruirá el próximo 21 de octubre y muy rápidamente“.

http://www.que.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *