Comments 1 0 870 Views

El niño paquistaní que soñaba con ser un atacante suicida

“Zahir, Sher Rahman y Zainullah son mayores que yo. Pertenecen al Talibán. Zahir y Rauf provienen de Afganistán y han combatido allí.

Tengo cinco hermanos. Mi hermano mayor trabaja con mi padre. Manejan un negocio de alquiler de maquinaria para la construcción.

Mi familia ha vivido en Sohrab Goth, en Karachi, por los últimos treinta años.

Antes pasaba mucho tiempo en una tienda en que trabajaba Zahir. Hablábamos mucho de la jihad, de los atentados suicida y esas cosas.

El cuerpo como sacrificio

Había conocido a Zahir tres años antes. Un día, me llevó a un lado y me dijo que se iba a transformar en un fedayín, en un atacante suicida.

Cuando le pregunté por qué, me dijo que quería irse al cielo.

Le pregunté cómo era eso.

Y él dijo: ‘Si, para el Día del Juicio Final, se me pregunta:”qué hiciste por Alá” y yo contesto que nada, me enviarán al infierno.

‘Pero si he hecho algo por Alá, si he llevado a cabo un ataque suicida, entonces podré decir que tenía un cuerpo y lo destruí con explosivos como sacrificio’.

A matar estadounidenses

Entonces me presentaron a Sher Rahman. Le dije que quería ir a Afganistán, que quería llevar a cabo un atentado suicida contra los estadounidenses.

Él me dijo que no tenía contacto con Afganistán, pero que sí estaba en contacto con Waziristán.

Y empezó a elogiar al Talibán de Waziristán delante de mí. Le dije que no quería ir a Waziristán, sino a Afganistán, a matar estadounidenses.

Sher Rahman me dijo que no podría cruzar a Afganistán porque no tenía barba.

“Tú deberías llevar a cabo un ataque en Pakistán, en Karachi. Sea que ataques en Afganistán o Pakistán, la recompensa del cielo será la misma” dijo.

“Quería irme al cielo”

Sher Rahman me dijo que no le mencionara nuestras conversaciones a nadie. Prometí que no lo haría.

Él dijo que si lo hacía, me cortaría la cabeza. Después de la amenaza, estaba tan asustado que creí que me iba a desmayar.

Le dije a Sher Rahman que estaba dispuesto a inmolarme donde me dijera, y que allí me convertiría en atacante suicida.

Me prometió que haría todo lo posible por mí y que iba a venir una gente a la que me presentaría.

Pocos días después, Sher Rahman me presentó a Zainullah. Éste me preguntó si estaba dispuesto a llevar a cabo la acción o si todo no era más que una bravuconada.

Le contesté que si me llamaba en mitad de la noche, me levantaría para perpetrar el atentado. Estaba dispuesto a ser un fedayín. Quería irme al cielo. Muy poca gente se va al cielo. Tenía suerte en ser un fedayín.

Falta de barba

Zainullah me dijo: “No tienes edad para un atentado suicida. Tú deberías fabricar los chalecos con explosivos para los atacantes suicidas. El cielo te recompensará por la gente que se suicida con tus chalecos”.

Yo insistí que no era eso lo que quería.

Dijo también que no iría a Afganistán por el problema de la falta de barba.

Entonces, se marchó, después de exigirme que no repitiera nuestra conversación.

En mil pedazos

Zahir volvió después de combatir en Afganistán y nos hicimos amigos.

Me contaba historias increíbles sobre la jihad. Me decía: “cuando te pongas el chaleco de fedayín y camines hacia el enemigo, verás las puertas del cielo que se te abren”.

“Entrarás al cielo, mientras detrás queda la gente que explota en mil pedazos”.

Le dije que era muy bueno entrar al cielo y quedarse ahí para siempre.

Tiempo después, Sher Rahman y Zainullah fueron arrestados.

Nunca me dijeron dónde querían que llevara a cabo el ataque, pero recientemente me dijeron que estuviera listo para cualquier momento.

Gente común

Si uno se encontrara con ellos, jamás se imaginaría que eran extremistas. Parecían gente común y corriente.

Durante este período, a cada momento, lo único que pensaba era ser un fedayín.

Cuando mi profesor venía a darme clases, y mientras trabajaba, mi mente no se apartaba del objetivo.

Mi padre es diabético y su salud empeoró desde que supo esto. Ahora no puede dormir de noche.

Pero, ahora, Alá me ha dado nueva vida. Quiero concentrarme en mis estudios, trabajar duro y entrar al ejército de Pakistán

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias

No votes yet.
Please wait...
Anterior Especialistas alertan sobre el peligro de las dietas extremas
Siguiente Tolerancia cero contra la violencia machista

Quizás te guste...

Noticias Absurdas 0 Comments

Detenido un policía que planeaba comerse a mujeres

Un policía neoyorquino ha sido detenido acusado de querer secuestrar, violar, torturar, matar y cocinar mujeres y comer partes de sus cuerpos, ha indicado la fiscalía federal estadounidense. Gilberto Valle,

Noticias Absurdas 0 Comments

Piero Corsi, el cura que justificaba el feminicidio desmiente que vaya a dejar la sotana: “todo el mundo se equivoca”

Todo por un escrito pegado al portón de entrada a la iglesia de San Terenzo. El escrito se titulaba “Mujeres y Violencia de género”, en la que señalaba que el

Noticias Absurdas 0 Comments

Detenido un pastor evangélico por violar a sus fieles convenciéndolas de que su pene contenía leche sagrada

Valdeci Sobrino Picanto es un pastor evangélico de Brasil que ha sido detenido por violar a varias de sus fieles convenciéndolas de que su leche contenía leche sagrada. El pastor

1 comentario

Sin comentarios!

Puedes ser el primero en comentar este artículo!

Escriba su respuesta

Responsable: Juan Diego Martínez Gallardo. Finalidad: Enviarle novedades, promociones, sorteos, descuentos relativos a nuestra página, y otros propósitos descritos en nuestra Política de Privacidad Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que estás facilitando estarán ubicados en los servidores de RAIOLA NETWORKS, S.L. (Identificado con la marca comercial Raiola Networks), con domicilio social en Ronda del Carme, número 8, planta 5, puerta B, 27004, Lugo, inscrita en el Registro Mercantil de la provincia de Lugo en el Libro 0, Tomo 460, folio 183, hoja LU-17342 con C.I.F.: B-27453489. Se puede consultar la política de privacidad y demás aspectos legales de dicha compañía en el siguiente enlace: https://raiolanetworks.es/aviso-legal/ Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.