noticias absurdas

Ya es oficial: nuestro cerebro es cruel.

No lo decimos nosotros, lo dice un estudio publicado por el portal Frontiers, que explica cómo nuestro cerebro se estimula cuando presenciamos el dolor de aquél que odiamos.

Al parecer, y según este estudio, las zonas del cerebro relacionadas con el placer se estimulan cuando presenciamos el dolor de aquellos a los que odiamos, y si ese sufrimiento es de las personas que queremos, podríamos llegar a sentir hasta empatía con ese dolor.

El estudio se ha llevado a cabo con judíos a los que se les mostraron vídeos con personajes antisemitas y de personas agradables que eran torturados mientras se les examinaba la actividad cerebral mediante una resonancia magnética.

Los resultados concluyeron que gracias a estas respuestas cerebrales se podría explicar el por qué del placer de la venganza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *