noticias absurdasEl paciente, de 56 años y apellidado Cao, comenzó a “alimentarse” de plástico hace tres años, después de que sus padres fallecieran y él se viera sin trabajo y en la pobreza.

Desde entonces, cada vez que se veía en problemas Cao tragaba pequeños tubos plásticos de unos 30 centímetros, que él pensaba que su organismo estaba digiriendo sin problemas.

Finalmente, el pasado 18 de marzo sintió grandes molestias en el estómago tras comer una pieza plástica de dos metros, tras lo cual fue a un hospital y los médicos se encontraron con una situación jamás vista.

“Su estómago estaba hinchado por los tubos, nos costó tres horas sacarlos de allí”, señaló el doctor que se ocupó del caso de Cao, quien también mostró su estupor y prometió que jamás volvería a tragarse un plástico.

http://www.que.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *