noticias absurdas

Natalia Blanco, la mujer que denunció por abuso sexual al médico Omar Molina Ferrer de la ciudad de La Plata, declaró ante el fiscal Marcelo Martini y confirmó la acusación contra su ex médico.

La mujer hizo la denuncia a fines de diciembre pero la causa comenzó a moverse luego de que ella misma hizo pública una filmación con cámara oculta, en la que se ve al médico de 82 años cuando se le tira encima y la besa, mientras ella le pide que no siga.

Además, Blanco aportó como prueba la cámara oculta realizada al médico en el Sanatorio Argentino de La Plata, y una calza donde habría material genético del profesional denunciado.

El médico Molina Ferrer niega todas las acusaciones y encara una contrademanda, alegando que Blanco quiso extorsionarlo con la difusión del video.

“Luego del 19 de diciembre -fecha del video en cuestión-, empecé a recibir amenazas y, como yo jamás tuve problemas con nadie, supongo que es a raíz de esto”, detalló la mujer en el inicio de la declaración judicial, según publica el sitio platense Diagonales.com.

La joven detalló que trabaja como modelo gráfica y aclaró que las fotos que se ven en su cuenta de Facebook son parte del material de trabajos realizados. Natalia debía operarse por un problema de salud en la vesícula y, según alega, llevó esas fotos con la idea de que el profesional le indique dónde le podrían quedar cicatrices.

“En el momento en que el médico me pide que le muestre las fotos, me empieza a decir groserías, que era una pícara, una perra, y luego me invita a ir a la camilla para indicarme dónde iban a ser las incisiones”, narró la denunciante. “Cuando estábamos sentados en el escritorio, él me da un beso, yo me quedé quieta, no dije nada, me quedé dura. No preveía esa situación, quería grabar el abuso para que esto no le pase a nadie más”, siguió en su relato.

Blanco también aseguró que Molina Ferrer le manoseó los pechos y la vagina pero por arriba de la bombacha, consigna Diagonales.com. “Luego se sube arriba mío y empieza con movimientos pélvicos”, aseguró. “Ya no podía tener confianza en él, ya que, si me hacía eso en un consultorio, qué me podría pasar en una sala de operaciones”, indicó Blanco.

La denunciante describió que la reacción del médico fue tirarle de las orejas, “me zamarreó y me dijo que soy voluptuosa, que muestro mi cuerpo en fotografías, que soy modelo… dando a entender que por eso me tengo que dejar toquetear”, sostuvo.

Ante el fiscal, la mujer reiteró la versión que dio por televisión: que mantuvo reuniones con el hijo del médico denunciado, que la habría maltratado y le habría ofrecido dinero por su silencio. También recordó que el abogado Alfredo Gascón Cotti, defensor del acusado, la amenazó con la frase “estas son las cosas que permite la democracia” y que la trató de “poca cosa”.  Tras la declaración, Marcelo Oregioni, abogado de la modelo, se mostró confiado en el avance de la investigación. Las fotos que ilustran esta nota se conocieron en los últimos días, y corresponden a campañas realizadas por la denunciante. (Diagonales.com)

 http://www.lagaceta.com.ar
noticias absurdasLa ninfómana de Munich, una mujer alemana de 47 años, no pudo resistirse a tener otra aventura con desenlace fatal. Fue detenida en abril, hace algo más de dos semanas. Entonces sedujo a un hombre de 43 años en un bar. Se llamaba Dieter Schulz. Charlaron, bebieron, bailaron y acabaron en el apartamento de ella. Todo de lo más natural. Pero el varón acabó reventado. Agotado de mantener relaciones durante varias horas, quiso marcharse, pero su compañera le impidió salir del apartamento, exigiendo más placer.
Con la puerta cerrada con llave, no tuvo más remedio que refugiarse en el balcón y pedir auxilio desde las alturas. Allí fue rescatado por la Policía alemana. Denunció que la mujer le había obligado a tener ocho relaciones sexuales seguidas, sin descanso. Cuando los agentes accedieron al piso de Munich para hablar con ella y liberar a Schulz, invitó a los oficiales a meterse con ella a la cama, por aquello del morbo del uniforme. Los agentes se negaron. La depredadora sexual fue arrestada, aunque la cosa no pasó de ahí y quedó en libertad con cargos por privación de libertad y acoso sexual.
Pero pronto volvió a encontrar una nueva víctima, esta vez en el autobús. Un atractivo joven de origen africano atrajo toda su atención en este medio de transporte, tal vez por las cualidades que la leyenda atribuye a los hombres negros. Enseguida desplegó todas sus armas de mujer y consiguió llevarlo hasta su piso. Allí le obligó a tener sexo durante 36 horas seguidas, según narró la extenuada víctima a los agentes. Y es que solo pudo escapar cuando la fémina por fin cayó rendida. La Policía lo encontró llorando desnudo en la calle, frente al portal de la mujer. Estaba tan cansado que no podía dar un paso. “Ella me invitó a venir a su casa. Dios mío, era un infierno. No puedo caminar, necesito ayuda”, dijo a los efectivos, según recoje el Daily Mirror. Poco después, la responsable de tanto sufrimiento fue trasladada a un hospital para su reconocimiento psiquiátrico.
http://www.hoy.es

noticias absurdasUn niño de 6 años ha sido expulsado de su escuela acusado de acoso después de que le cantara a una compañera la canción de LMFAO ‘I’m sexy and I know it’.

 

“Yo sólo dije la canción”, explicaba el pequeño a ABC News. D’Avonte Meadows fue expulsado durante tres días de una escuela de primaria en el estado de Colorado acusado de acoso sexual a una compañera a la que le cantó la canción mientras esperaban la cola del almuerzo.

 

“Tenemos políticas y protocolos en vigor para evitar cualquier interrupción en el ambiente de aprendizaje”, ha asegurado en un comunicado la Escuela Primaria Sable en Aurora, donde estudia Meadows.

 

La política de la Escuela, como se indica en el manual del estudiante, para valorar un acto como acoso sexual es que “debe tener efectos negativos en el aprendizaje o el trabajo de los demás”.

Sin embargo, no era la primera vez que el pequeño era reprendido por cantar esta canción. Su madre explicó tras lo sucedido que este mes ya había sido enviado al despacho del director por cantar la canción de LMFAO, donde le advirtieron de que no lo volviera a hacer.

 

“Voy a sentarme con él y a ver si entiende exactamente lo que significa la canción”, dijo la madre del niño. La madre se mostró muy sorprendido por el castigo del colegio y expresó su preocupación por qué van a pensar ahora de su hijo.

“Estoy anonadada. Van a mirarle como si fuera un pervertido. No es justo para él“.

http://www.elmundo.es