noticias absurdasA los 99 años de edad, el vietnamita Tran Van Tiep no ceja en su empeño por hallar un supuesto tesoro enterrado por los militares japoneses al terminar la Segunda Guerra Mundial en el sur de Vietnam.

Cada año, Tiep renueva la licencia que le permite excavar en una montaña bajo la que cree enterradas 4.000 toneladas de oro y joyas por un valor de 200.000 millones de dólares en la provincia de Binh Tuan (1.500 kilómetros al sur de Hanoi).

“Empecé a buscar el tesoro en 1957 y no me moriré sin encontrarlo. Aunque no me dieran el permiso seguiría buscándolo”, afirma el anciano, que el pasado diciembre también recibió autorización para usar explosivos.

En su opinión, las fuerzas japonesas enterraron un tesoro de unas 4.000 toneladas de oro y joyas bajo un monte cerca de la bahía de Ca Na, en el sur de Vietnam, antes de su rendición en la Segunda Guerra Mundial. El equipo contratado por el anciano asegura haber dado con indicios por medio de una tecnología de georadiación magnética.

“Tenemos pruebas de que existe una gran cantidad de metal debajo de la montaña, pero aún tenemos que comprobar si se trata de oro y joyas”, declaró Than Nien (Juventud) Vu Van Bang, portavoz de Tiep.

Ataviado con un pijama, los ojos ocultos tras unas gruesas gafas de pasta, y con dificultades auditivas, el hilo de voz con el que Tiep empieza a desgranar su teoría va ganando fuerza a medida que avanza su relato.

“Sé lo que estoy haciendo, tengo confianza y no tengo miedo a nadie”, sostiene en su casa de Ho Chi Minh (antigua Saigón).

El anciano, que camina sin necesidad de bastón, muestra orgulloso sus mayores hallazgos en la zona excavada, una espada imperial japonesa con su vaina, una cachimba metálica partida, dinero japonés de la época y dos insignias militares niponas que desenterró en 1992.

“También poseo mapas que no puedo enseñar a nadie y que prueban la existencia del oro”, declara el cazatesoros, que dice poseer la información privilegiada desde 1957.

“No sólo tengo documentos, desde hace más de 50 años me visita en mis sueños un soldado japonés que viene del más allá y me da instrucciones para hallar el tesoro”, dice.

Según el anciano, las riquezas fueron robadas por los invasores japoneses en pagodas, bancos y museos en China, la antigua Indochina francesa, Filipinas y otros territorios ocupados por las fuerzas imperiales niponas.

Por el momento, la aventura le está saliendo cara: en 2011 tuvo que desembolsar 500 millones de dongs (23.500 dólares o 17.200 euros) a la administración provincial por los daños medioambientales causados.

“Es incontable el tiempo y el dinero que he gastado desde que empecé mi búsqueda. Pero no hago esto por dinero, de hecho destinaré el tesoro a obras de caridad”, indica.

El supuesto botín japonés ha alimentado las fantasías de cazatesoros en Asia, especialmente en Filipinas, donde decenas de personas de todo el mundo siguen cavando en su busca en las zonas montañosas al norte de la isla de Luzón en busca del oro supuestamente enterrado por el general Tomoyuki Yamashita.

Al contrario que las riquezas expoliadas por el Ejército nazi en Europa, halladas (al menos en parte) y devueltas años después a sus países de origen, el oro apropiado por las fuerzas japonesas en Asia nunca fue descubierto y se propagó el rumor de que fue ocultado.

http://www.publico.es

noticias absurdas

Un anciano español que llevaba muerto -aparentemente por causas naturales- al menos una quincena de años fue encontrado por casualidad por los servicios municipales que buscaban el origen de unas filtraciones de agua en una casa de Lille, Francia.

El director departamental de la seguridad pública de Lille, Didier Perroudon, explicó en una entrevista divulgada hoy por la emisora de radio “France Info” que el hombre, Alberto Rodríguez, nacido en 1921, fue encontrado ayer en su cama en estado esquelético vestido con un pijama.

Fue un agente municipal el que entró en la casa, una típica construcción adosada de ladrillo rojo, después de que una vecina hubiera denunciado unas filtraciones de agua.

Aunque el cadáver será examinado hoy por los forenses de esta ciudad próxima a la frontera con Bélgica, en principio “nada induce a pensar en un acto criminal”, indicó Perroudon.

“El estado de la casa -precisó- lleva a pensar en una muerte tranquila, en alguien que se murió en la cama”, aunque no se tiene certeza de cuándo se produjo el deceso y las pistas iniciales se limitan a cartas que fueron distribuidas en 1997.

Precisamente, en paralelo a la determinación de las causas del fallecimiento, los investigadores van a tratar de averiguar cómo ha sido posible que nadie se inquietara del hecho de que Rodríguez no diera señales de vida en los últimos tres lustros.

“Nos hará falta tiempo para descubrir de dónde vino, qué hacía y cuáles podían ser sus relaciones”, comentó el responsable de la seguridad.

“No parece que tuviera familia en las proximidades. Al ser propietario de su casa, no llamó la atención. Por qué nadie se dio cuenta de su muerte, probablemente porque no tenía relaciones sociales en el barrio”, especuló Perroudon.

“Es la muerte de un hombre solo en una sociedad en la que no prestamos atención a nuestro vecino”, concluyó.