noticias absurdas

Leo Grand, hasta hace poco vagabundo, se ha convertido en toda una ‘celebrity’ de las aplicaciones para móviles después de crear ‘Trees for Cars’ (árboles por coches), una ‘app’ para smartphones con la que pretende contribuir a la salvación del medio ambiente, según podemos leer en el portal de noticias RT.

Leo se convirtió en vagabundo cuando, en 2011, perdió su trabajo y su casa.

Estando en la calle recibió la oferta de un tal Patrick McConlogue, un joven que le preguntó si prefería que le diera allí mismo 100 dólares o que le enseñara su oficio.

Leo eligió la segunda opción y tras 16 semanas de clases inventó la aplicación, que consiste en ayudar a sus usuarios a encontrar un compañero de viaje en un coche que en esos momentos esté cerca, disminuyendo así el número de vehículos en circulación.

Durante las 16 semanas de aprendizaje, Leo pedía al portero de unos apartamentos cercanos al lugar donde dormía que le dejara cargar el móvil y el portátil.

Su ‘app’ la ha lanzado por menos de un dólar.

 


noticias absurdas

Los inodoros japoneses de alta tecnología Satis, cuyo lema es “Satis define la innovación en el baño”, pueden ser ‘hackeados’ por Bluetooth a través de la aplicación My Satis para Android, creada para controlar estos inodoros ‘high-tech’. Según un informe de seguridad de los investigadores de Trustwave, el problema es que todos los aseos de la marca Inax Satis Bluetooth tienen codificado el mismo PIN Bluetooth. Esto permite que cualquier usuario que tenga descargada la aplicación My Satis pueda controlar el inodoro que sea mediante Bluetooth, siempre que se encuentre dentro del radio de alcance del dispositivo.

El Satis es un inodoro inteligente. Se controla mediante la aplicación para Android Mi Satis, la cual permite comunicarse con las diferentes funciones del baño a través de Bluetooth. Algunas de las funciones que esta aplicación permite son la activación automática de la descarga, la activación del bidé, funciones de secado, etc.

Mediante esta vulnerabilidad, cualquier atacante podría controlar un inodoro determinado y realizar acciones como tirar varias veces de la cadena, con lo que se aumentaría considerablemente el consumo de agua y, por lo tanto, el gasto a su dueño.

Los atacantes también podrían hacer que el aseo abra o cierre inesperadamente la tapa, o activar el bidé o las funciones de secado, causando malestar o angustia al usuario.

Trustwave ya ha informado tres veces a Inax, propietaria de estos inodoros, del fallo en el sistema de seguridad desde que lo descubrieron en junio, pero sólo ahora ha sido cuando la empresa japonesa ha decidido hacer pública esta vulnerabilidad.

Portada