noticias absurdas

Ya sabíamos todos la fama que tiene la comida de los aviones pero… ¿también la bebida?

Eso parece a tenor de los resultados de un estudio realizado por la Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos del que se ha hecho eco el diario New York Daily News.

Según este trabajo, el 12 por ciento de los aviones comerciales sirven agua contaminada por una bacteria llamada coliforme.

Este agua puede estar presente en el té o el café que sirven las compañías, por ejemplo.

Este dato, al menos, mejora las cifras del estudio anterior, realizado en 2004, y que cifraba en un 15 por ciento la proporción de aviones que servían agua contaminada.

El agua de los aviones debe pasar al menos una prueba al año para detectar si tiene esa bacteria y otra llamada E.coli.

Los expertos aseguran que la mayoría de casos en los que se ingiere agua contaminada por esta bacteria se resuelven sin ningún tipo de síntoma o malestar pero hay otro porcentaje que no y por eso piden que se mejoren los sistemas de esterilización de agua.

 

noticias absurdas

Un hombre demandó a la compañía que produce una bebida energizante porque, según dijo, le produjo una erección constante que lo obligó a una intervención quirúrgica para poderla terminar.

Christopher Woods, neoyorquino de 29 años, adquirió la bebida Boost Plus, fabricada por la empresa suiza Novartis, que prometía proporcionarle “buen sabor, altas calorías y suplementos nutricionales para personas que requieren energía extra y proteínas en un volumen limitado”.

Sin embargo, fue precisamente un problema de volumen el que aquejó a Woods a la mañana siguiente cuando por presuntos efectos de la bebida comenzó un inusual problema de erección conocido como “priapismo” que pudo ser extinguida únicamente con la intervención de un cirujano, hombre naturalmente, para no complicar ulteriormente la operación.

Woods debió soportar la dolorosa introducción de un dispositivo encargado de desviar la sangre hacia otro punto y posteriormente padeció en esa céntrica zona del cierre de algunos vasos sanguíneos que permitieran “extinguir el fuego” que lo aquejaba.

Tras abandonar el centro quirúrgico Woods acudió a su abogado para demandar a Novartis, acusada de haber convertido una fuente tradicional de satisfacción en la peor de las torturas.

Ahora el veredicto está en manos de la Justicia, que deberá decidir si castigar a una empresa cuyo producto prometía una inyección energética, aunque jamás especificó que podría convertir al consumidor en la jeringa.

http://www.mundodescargas.com