Un hombre encontró a un pequeño pingüino recubierto de aceite en una playa de Brasil y decidió ayudarle y cuidarle hasta que el animal se recuperó totalmente. Desde entonces, ambos se han vuelto insperabales y el pingüino regresa, cada año, para reencontrase con su amigo.

Cuando el hombre brasileño consideró que el animal ya estaba bien, decicidó devolver al mar a este pequeño pingüino, sin tener idea que volvería, cada año, a verle para agradecerle sus cuidados.

El pingüino, bautizado como Dindim, se encontraba indefenso, asustado, hambriento y cubierto de aceite cuando este hombre, Joao Pereira, un pesinonista brasuleño de 71 años, lo encontró. Así, Dindim tras pasar varios meses en la casa de Joao vuelve cada poco tiempo y pasa ocho meses en la costa de Brasil, junto con su salvador, y el resto del año entre Argentina y Chile, para la época de reproducción.

Dindim nada más de 8.000 kilómetros cada vez que regresa a Brasil. Joao Souza se muestra agradecido por cada visita del animal, tal como ha explicado al Daily Mail, y Globo TV.
“Me encanta el pingüino, es como si fuera mi propio hijo”. “Se acuesta siempre a mi regazo y nadie más puede tocarlo, si otra persona lo toca, les pica”.

Joao cuenta que cada día alimenta a Dindim con pescado para que pueda reponer fuerzas, luego siempre lo devuelve al mar, pero reconoce que “no se irá”.

No ha faltado ningún año, Dindim ha sido un amigo fiel durante los últimos cuatro años. Y cada año afirma Souza, “se muestra más feliz de verme”.

Antena 3 Noticias

noticias absurdasEl vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, ha reconocido públicamente que ha rechazado una oferta para ser embajador en Brasil tras las próximas elecciones porque su perro, un pastor alemán de nombre Orión, podría no adaptarse al clima, lo que ha llevado incluso al Gobierno a intervenir para pedir perdón al Ejecutivo de Dilma Rousseff.

 

El vicepresidente no figura como compañero de fórmula del mandatario Juan Manuel Santos para las elecciones del 25 de mayo y, por tanto, los próximos comicios supondrán en cualquier circunstancia su salida del poder.

 

A las dudas sobre cuál sería su futuro político ha respondido Garzón en una entrevista con la revista ‘Semana’ en la que ha reconocido que la Embajada de Brasilia figuró como opción. Sin embargo, renunció a ella porque “el perro está muy peludo y el clima caliente de Brasilia le podía hacer daño”.

 

La ministra de Exteriores colombiana, María Ángela Holguín, ha asegurado este martes que ha sentido “mucha vergüenza” al conocer las declaraciones de Garzón. En este sentido, ha lamentado que el vicepresidente haya dado “una respuesta tan desentonada” a pesar de que Brasil “no ha podido comportarse mejor” con él durante estos años.

“La verdad, yo sí lo siento mucho con Brasil, me da mucha vergüenza y les ofrezco todas las excusas al Gobierno brasileño y a su pueblo”, ha expresado Holguín, que ha reconocido la “tristeza” que le provocan respuestas como la del ya famoso perro Orión.

 

La canciller, además, ha puesto en duda la versión de Garzón y ha asegurado que tanto ella como el presidente Santos recibieron una carta del vicepresidente en la que éste alegaba motivos personales para rechazar su nombramiento. “La verdad es que uno se imagina que motivos personales son algo realmente más de fondo”, ha apostillado.

 

RAZONES PERSONALES

 

Garzón ha prometido este martes que aclarará próximamente los motivos personales que le llevaron a rechazar la Embajada y que apuntó, sin mencionarlos, en la carta remitida a Santos y Holguín. No obstante, ha insistido en que el perro forma parte de la familia e irá con él sea cual sea su futuro político.

 

El vicepresidente ha negado que su rechazo vaya a perjudicar las “buenas” relaciones entre Bogotá y Brasilia y ha lamentado que muchos no le han “sabido entender” en Colombia.

http://es.globedia.com

 

La alcaldía de Rio de Janeiro prohibió en escuelas municipales las denominadas “pulseras del sexo”, polémicos accesorios que causan furor entre los jóvenes y que, en función de su color, implican prendas que van desde un abrazo hasta una relación sexual.

Estos inocentes aros de plástico que muchos niños y adolescentes llevan en sus brazos se convirtió en el centro de la polémica en Brasil luego de que ‘autoridades de Londrina y Manaos los vincularon con algunos delitos contra menores’.

Estas pulseras de colores se usan en un juego que ‘consiste en romper la pulsera de algún chico o chica y realizar lo que ese color indique’.

De ese modo ‘quien rompe una pulsera amarilla tiene derecho a un abrazo; la naranja, a un beso en la boca; la roja, a una danza erótica; la rosa, a la exhibición de una parte íntima del cuerpo, y la negra, a una relación sexual’.

“La prohibición del uso de está prenda entra en vigor desde este jueves y abarca a todas las escuelas municipales de la ciudad”, confirmaron a la AFP voceros de la Secretaría de Educación de la alcaldía.

Esta incluye además el “uso de accesorios que expresen insinuaciones sexuales” , gorras o aparatos electrónicos y celulares, que los profesores podrán confiscar por hasta dos días en caso de que sean utilizados en aulas.

“Estas son solo unas normas dentro del amplio reglamento de enseñanza fundamental para educación muncipal, va mucho más allá de esa prohibición”, señaló la fuente.

Las normas del Reglamento Escolar sientan bases de comportamiento en escuelas cariocas, e incluyen entre otras, castigos como reparación de daños patrimoniales cometidos por alumnos.

La decisión ocurre cuando autoridades de diversos estados del país han expresado preocupación por incidentes ligados al uso de las pulseras ; el más sonado fue la reciente violación de una adolescente de 13 años en la ciudad de Londrina (estado de Paraná, sur).

Este mes la justicia de Londrina prohibió el uso y venta a menores de 18 años de las pulseras. Una decisión similar había sido adoptada por la justicia de Navegantes (Santa Catarina, sur) y de Sao Paulo, mientras que otros estados también lo estudian.

La moda surgió en Gran Bretaña hace algunos años y llegó a Brasil a fines de 2009 . El juego es que, al arrancar la pulsera al usuario, se obtiene un favor o prenda en función del color. Por ejemplo, una roja concede un beso en la boca y la violeta una relación sexual.
El precio de cada pulsera ronda los dos reales (más de un dólar).