La explosión de un burro bomba provocó este viernes la muerte de al menos dos campesinos contratados por el Gobierno para erradicar manualmente plantaciones de hoja de coca, en el noreste de Colombia, junto a la frontera con Venezuela, según informaron fuentes militares que atribuyen la acción terrorista a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).