Un político austríaco del que no ha trascendido su identidad fue grabado in fraganti mientras mantenía relaciones sexuales en medio del bosque.Las imágenes fueron registradas por una cámara, instalada para grabar los comportamientos de los animales en la vida salvaje.

El asunto ha desatado un acalorado debate sobre la protección de la privacidad en Austria. Los miembros de la Sociedad de Caza de Carintia, al sur de Austria, esperaban monitorizar el comportamiento de los ciervos rojos y los jabalíes de la zona, pero además de eso encontraron unas imágenes inesperadas. La asociación de cazadores encontró las imágenes de un político local en plena faena amorosa, según publicó Der Spiegel.

El hombre no sabía que estaba siendo grabado, porque la ley austríaca no establece la obligatoriedad de advertir de la instalación de cámaras. El asunto ha levantado una gran polémica en el país, porque los defensores de la privacidad alegan que la cámaras de vídeo representan una seria amenaza para la privacidad de las personas.

Hans Zeger, presidente de Argen Daten, una ONG especializada en la protección de datos, aseguró al canal de televisión local ORF que se requiere de un permiso oficial para colocar estas cámaras y explicó que debería al menos estar señalizada su presencia para que así los visitantes “puedan evitar las zonas monitorizadas”.

La Sociedad de Caza Carintia, responsable de la cámara, defendió el uso de estos equipos y aseguró que hasta ahora la vigilancia forestal no había planteado ningún problema. El político anónimo podría ser compensado con hasta 25.000 dólares de indemnización si un tribunal considera que su privacidad ha sido violada. El abogado del político ha amenazado con pesadas demandas al medio que se atreva a publicar las imágenes.