noticias absurdas

Hang Mioku, de 48 años, ha llevado su obsesión por la cirugía estética hasta tal extremo que su cara ha quedado totalmente desfigurada. La última locura de esta coreana ha sido inyectarse aceite de cocina en el rostro, lo que la ha dejado totalmente irreconocible.

Según el The Telegraph, Hang Mioku se practicó su primera operación de cirugía con 28 años y, después de 20 enganchada a este tipo de intervenciones ha terminado con el rostro completamente desfigurado.

A pesar de las consecuencias que la cirugía estaba teniendo en su rostro, con el rostro hinchado y desfigurado, Hang se veía hermosa y quería seguir operándose. Pero los cirujanos que visitó se negaron a practicarle más intervenciones.

Cuando regresó a Corea, donde reside, sus padres quedaron horrorizados por los terribles efectos de la cirugía y decidieron buscar un médico que pudiera devolverle su rostro. Pero el tratamiento era demasiado caro.

Hang, incomprensiblemente, encontró un médico que siguiera inyectando silicona en su cara. El doctor se limitó a dejarle una jeringuilla y la silicona para que ella misma se la colocara. Pero, cuando se le acabó el producto decidió inyectarse aceite de cocinar.

Ahora, Hang se ha hecho famosa en Corea y varias donaciones han permitido que se pueda operar para eliminar 260 gramos de sustancia extraña de su cara y cuello. Después de varias sesiones, los médicos han logrado reducir el tamaño de su rostro que ha quedado desfigurado y marcado para siempre por las cicatrices.

Una mujer ha colgado en Internet un vídeo en el que muestra el dramático resultado de su operación de cirugía estética. Las imágenes muestran la horrible protuberancia en la que se ha convertido el implante de silicona que le inyectaron en las nalgas, ella misma muestra cómo le da la vuelta con sus propias manos.

Según informa el diario Daily Mail, en lugar de lograr un trasero liso y rechoncho, la mujer ahora tiene una terrible protuberancia en una de sus nalgas a la que puede dar la vuelta y moldear con sus propias manos.

En el vídeo, la mujer, de la que se desconoce su identidad, manipula el implante con sus manos mientras explica que “puedo voltearlo hacia atrás, no creo que debiera ser capaz de hacer esto”.

Aunque algunos usuarios de Internet dudan de la autenticidad del vídeo, un médico consultado por el diario británico asegura que el clip es auténtico. El doctor Adrian Richards, explica que el problema se produce porque el implante no está fijado, “es una complicación relativamente común después de los implantes de glúteos”.

noticias absurdasLa Barbie humana, que así es como se conoce a Burge, es una mujer estadounidense protagonista de la noticia curiosa de hoy. A esta mujer se le ha ocurrido la brillante idea de regalar una operación de cirugía estética a su hija de siete años, Poppy. Pero que no cundan las alarmas, la niña solo podrá operar cuando cumpla 16 años. La mujer es de sobra conocida por las innumerables operaciones estéticas a las que se ha sometido.

De tal palo, tal astilla. La madre, que tiene un cuerpo por el que ha pagado más de 818 mil dólares, no se lo pensó dos veces en agasajar a su hija y a sus amigas con lujos de todo tipo, pero adaptados a su edad: tatuajes falsos, sesiones de manicura y pedicura, sin olvidar el imprescindible champán en las fiestas, pero esta vez, sin alcohol, claro está.

Según se publica en el portal “La Razón”, la niña venía pidiendo durante un tiempo una operación de pecho, algo que la madre le concedió convertido en un cheque por valor de 9.000 dólares, a gastar cuando la pequeña cumpla 16 años, la edad mínima legal para este tipo de operaciones.

El caso es, ¿cómo una niña de siete años puede estar convencida de querer pasar por el quirófano cuando ni siquiera se ha desarrollado físicamente del todo? Pero tranquilos, si la niña finalmente desarrolla los pechos de sus sueños, podrá gastarse el dinero en cualquier otra operación estética.

http://www.peroquedices.com