noticias absurdas

Jakki Ballan, una mujer inglesa de 42 años, toma nada menos que 50 latas de Coca Cola Light al día, o lo que es lo mismo, unas tres latas por hora.

Esta adicción le hace gastarse alrededor de 800 dólares al mes, pero según asegura Ballan, “estar abastecida de Coca Cola Light es igual de importante para mí como pagar el recibo de la luz”.

Pero esta adicción, no solo le ha hecho pagar un alto precio económico, sino que también le ha empezado a pasar factura a su salud. La alta cantidad de Coca Cola que consume le hace tener dolores de cabeza constantes, además suele sentirse siempre muy cansada ya que la cafeína apenas le deja dormir. Lo peor es que en ocasiones ha llegado a tener alucinaciones.

“Veo cosas muy extrañas como naranjas volando por la habitación. Entonces me tengo que sentar para calmarme”, cuenta Jakki Ballan.

Ahora, consciente de su adicción, está buscando cualquier tratamiento médico que le ayude a superarla.

 

noticias absurdas

Entre siete y 10 litros de Coca-Cola al día, según su propia familia. Diagnóstico: arritmia cardiaca. Resultado: muerte. Así se resume el final de Natasha Harris, una joven neozelandesa de 30 años, adicta a esta bebida refrescante que, según el estudio forense publicado ahora, ha sido factor clave de su muerte.

“Natasha murió en febrero de 2010 a causa de una arritmia cardiaca provocada, principalmente, por beber una media de nueve litros al día de este refresco durante años”, destaca David Crerar, juez de instrucción del caso que asegura que “de no haber ingerido todo esto seguramente seguiría viva”.

Posiblemente usted, que lee estas líneas, no se sorprenda de que tamaño atracón de Coca-Cola haya conducido a tan dramático fin, pero ¿cree que la adicción de Natasha es extraña? Según algunos especialistas consultados por ELMUNDO.es, el problema es más común de lo que se piensa.

Así lo asegura la doctora Pilar Martín Vaquero, especialista en Endocrinología y Nutrición y directora médica en la Clínica d-médical, que subraya que cada vez es más frecuente que pasen por consulta personas capaces de ingerir entre cinco y siete litros de este tipo de bebidas refrescantes al día. “Yo lo califico de epidemia. Es un problema más común de lo que parece. En los países industrializados, cada vez hay más gente que ya no bebe agua, sólo estas bebidas azucaradas, sobre todo extendidas entre los más jóvenes. Es más, no es raro que haya pacientes que expliquen que toman incluso estos refrescos para desayunar”, afirma.

Algo que, según la pareja de Natasha era típico en ella: “No le gustaba el agua, ni el té o cualquier otra bebida; al final, la Coca-Cola se convirtió en una adicción. La primera cosa que hacía por la mañana era tomar un trago de Coca-Cola y lo último era volver a beber el refresco. Además, comía poco y fumaba unos 30 cigarrillos al día”, explica su novio, Christopher Hodgkinson.

El juez de instrucción ha explicado que el consumo de 10 litros de Coca-Cola equivale a 970 miligramos de cafeína y más de un kilo de azúcar, es decir, una ‘bomba’ para cualquier persona. “Aunque no son demasiados, existen estudios que indican el peligro de beber este tipo de refrescos de forma descontrolada, como era caso de esta joven”, asegura la doctora Martín Vaquero. Según un informe de la compañía, 240 ml de Coca-Cola equivale a 23 mg de cafeína, lo que equivaldría a más de 700 mg los 10 litros.

“No existe una pauta fijada de recomendaciones en cuanto a la cantidad límite que se puede beber al día, pero hay que recurrir al sentido común, tomarla de forma ocasional no entraña riesgos, pero beber en exceso todos los días es un peligro. Una persona capaz de beber tres o cuatro litros de estos refrescos al día puede sufrir diferentes problemas y, entre los más comunes, se encuentran las cefaleas, la ansiedad, el cansancio, temblores involuntarios, palpitaciones, arritmias, gastritis o diarrea”, señala esta especialista. Pero hay más. “En mujeres embarazadas, los daños de este abuso se transmite al feto, así se sabe que beber más de 300 mg del refresco todos los días puede producir abortos, embarazos prematuros o malformaciones congénitas“, indica.

Algo que también sucedió en el caso de la joven neozelandesa. Natasha padecía hipopotasemia, un bajo nivel de potasio que puede ser causado por este consumo excesivo y una mala nutrición y que produce, entre otras cosas, ritmos anormales del corazón por los niveles altos de cafeína, un estimulante que se encuentra en las bebidas de cola. Igualmente, y según relata su pareja, “en los últimos días se mostraba cansada, desganada y tenía dolores de cabeza”, sintomatología típica del abuso. Además, le habían sido extraídos varios dientes que se pudrieron por esta ingesta y, al menos, uno de sus hijos ha nacido sin esmalte en los dientes, “precisamente, ejemplo de esas malformaciones congénitas”, explica Martín Vaquero.

“Un bote de estos refrescos puede representar en niveles de cafeína lo mismo que un café. Si abusamos de ello, con esa cantidad de cafeína y los azúcares que contienen, estamos creando a medio plazo problemas importantes que afectan al corazón, como la diabetes o la obesidad. A largo plazo, todo esto y otros hábitos de vida poco saludables, como el sedentarismo, pueden llevar a resultados nefastos”. comenta el doctor Ángel Moya, presidente de la sección de Electrofisiología y arritmias de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Otro factor a tener en cuenta en estas bebidas es que muchas personas se amparan en el consumo de bebidas zero o light, “que también producen problemas. En las primeras, por ejemplo, obesidad, pero también hay estudios que demuestran que se asocia el consumo abusivo de estos tipos de refrescos hasta con un 60% más de posibilidades de sufrir un problema vascular“, recuerda esta especialista. “Más que nada porque muchas veces, pensando que tienen menos azúcares o menos cafeína, se toman más litros”, aclara el doctor Moya.

Sin embargo, el juez David Crerar no ha querido señalar directamente a la industria de estos refrescos, por lo que recuerda que la empresa “no puede ser responsabilizada por la salud de los consumidores que beben cantidades insalubres de este producto“, algo que ha recogido la propia marca de refrescos en un comunicado: “Estamos de acuerdo con la información compartida por la oficina del forense de que la ingestión excesiva de cualquier producto alimenticio, incluyendo el agua, en un corto período de tiempo sumado al consumo inadecuado de nutrientes esenciales, y la falta de intervención médica puede ser mortal. Creemos que todos los alimentos pueden tener lugar en una dieta equilibrada y sensata, combinada con un estilo de vida activo. La base de una buena nutrición es el equilibrio, la variedad y la moderación”, aseguran.

http://www.elmundo.es

noticias absurdasSegún publican hoy en su web los productores del programa de radio This American Life, la formulación original del refresco más popular del mundo se encontraba en la fotografía que ilustraba un artículo sobre la historia de la Coca Cola, publicado en el diario “Atlanta Journal Constitution” en 1979.

La imagen muestra una lista de ingredientes escrita a mano en 1886 por un amigo del creador de la bebida, John Pemberton, en un libro de boticario pasado de generación en generación y que se encuentra ahora en manos de una mujer de Griffin (Georgia), según Thisamericanlife.com.

Coca Cola, que mantiene la versión oficial de su receta en una cámara de seguridad de Atlanta bajo una clave que sólo conocen dos empleados, no ha confirmado por el momento si la composición publicada es correcta.

De la lista publicada, la parte más reveladora es la que explica cómo mezclar el 7X, una sustancia que sólo representa el 1 por ciento de la bebida pero que es crucial para darle su característico sabor.

Para la mezcla del famoso ingrediente secreto, según la lista, son necesarias 8 onzas de alcohol, 20 gotas de aceite de naranja, 30 gotas de aceite de limón, 10 de aceite de nuez moscada, 5 de aceite de cilantro, 10 de aceite de neroli -de las flores del naranjo amargo- y 10 de aceite de canela.

El resto de la bebida se elabora con tres onzas de ácido cítrico, dos onzas y media de agua, una de cafeína, una de vainilla, dos pintas de jugo de lima, una onza y media de caramelo para dar color y una cantidad de azúcar que resulta ilegible en la lista.

Esa receta original también incluía tres vasos de extracto de fluido de coca, un ingrediente que la compañía retiró del compuesto a comienzos del siglo XX después de un torrente de críticas.

Queda por saber si, además de la eliminación de esta sustancia, los propietarios de Coca Cola han aplicado modificaciones sustanciales a la fórmula desde que Pemberton la ideara.

Para tratar de comprobarlo, el equipo del programa radiofónico reunió a un grupo de expertos y de amantes de la bebida en una cata de la mezcla que se conseguía con su receta.

Según la web, la mayoría de quienes lo probaron no encontraban diferencias con la Coca Cola comercializada.

“Creo que esta es de verdad una versión de la fórmula”, dijo al programa el historiador Mark Pendergrast, autor de una historia de la bebida.

http://www.que.es