noticias absurdas

Edward Archbold, de 32 años, murió tras sufrir vómitos y perder el conocimiento cuando se disponía a recoger el premio (una serpiente pitón) de la competición organizada el pasado viernes por la tienda de reptiles Ben Siegel, localizada en Deerfield Beach, al norte de Miami.

Todos los participantes en la competición eran conscientes de lo que estaban haciendo A la competición y banquete de cucarachas se presentaron una treintena de concursantes “y a ningún otro le pasó nada” ni se sintió indispuesto, por lo que la muerte pudo deberse a una reacción alérgica u otra circunstancia, señaló este martes Siegel, propietario del establecimiento.

“Estamos muy apenados en la tienda por la muerte de Eddie. Era muy sociable y divertido y se ganó a la gente” que asistía al concurso en el que se regalaba una pitón al que más cucarachas vivas e insectos ingiriese en cuatro minutos sin vomitar. Mientras, los detectives de la oficina del alguacil del condado de Broward “investigan la muerte de Archbold el viernes tras participar en un concurso en el que los participantes” digerían insectos vivos, señaló la policía en un comunicado.

“Poco después de que la competición concluyera, Archbold, ganador de concurso, se sintió indispuesto y comenzó a vomitar. Había consumido docenas de cucarachas y larvas. Más tarde, en frente del establecimiento, perdió el conocimiento y fue trasladado a hospital Broward Health North”, agregó.

Los médicos intentaron reanimarle, pero no pudieron salvarle finalmente. “Ningún otro concursantes presentó ningún tipo de problema médico tras el certamen”, apuntó la policía, al tiempo que explicó que se esperan todavía los resultados de la autopsia que se le ha practicado al cadáver para determinar las causas de su muerte.

“Todos los participantes en la competición eran conscientes de lo que estaban haciendo y habían firmado un documento aceptando la responsabilidad” derivada de su participación en esta “única y poco ortodoxa competición”, indicó en un comunicado Luke Lirot, abogado de Siegel.

En opinión de Lirot, “el consumo de insectos está ampliamente aceptado en el mundo y los insectos presentados como parte del concurso fueron cogidos del inventarios de insectos (de la tienda) que están criados” sin peligro para que sirvan como alimento para los reptiles

http://www.20minutos.es

noticias absurdas

La fama que muchos persiguen sin éxito durante toda la vida es el gran premio de un concurso organizado en Facebook por la empresa Willook que plantea un único y definitivo reto a los participantes: ser el primero en morir.

La macabra competición es la última campaña lanzada por esa compañía israelí para promocionar “If I Die”, una aplicación que opera en esa red social que ofrece a los usuarios la posibilidad de grabar un mensaje para que se publique en su muro en caso de defunción.

“Tuvimos esta idea desde el primer día que pensamos en crear este servicio”, dijo a Efe el fundador y consejero delegado de Willook, Eran Alfonta, quien en 2010 puso en marcha el proyecto “If I Die” como una página web y que en ya en 2011 tomó forma de aplicación en Facebook.

“Creemos que todas las personas tienen derecho a que sus últimas palabras sean conocidas, que su legado sea público y consideramos que un concurso (denominado “If I Die First”) sería lo apropiado para que esto tuviera impacto”, explicó Alfonta.

Los requisitos para participar en esta carrera por la popularidad, previo paso por la tumba, son sencillos: estar vivo, tener cuenta en Facebook, instalar la aplicación y entrar en la opción “For a chance to World Fame” (por una posibilidad para alcanzar la fama mundial) y dejar un mensaje para la posteridad.

El usuario que fallezca antes que el resto tendrá su testimonio póstumo publicado en páginas web como Mashable, una referencia en internet con más de 20 millones de visitantes únicos al mes, así como en revistas y medios internacionales que colaboran en la campaña, informó Alfonta.

La inscripción, que es gratuita, se abrió el pasado sábado y desde entonces se han apuntado más de 1.200 personas que aceptaron las reglas del juego que dejan muy claro que forzar la propia muerte es hacer trampas.

“Si hay alguna sospecha de que se trate de un suicidio o fallecimiento deliberado, entonces no se publicará. Tenemos una política antisuicidio muy estricta”, comentó Alfonta, decidido a evitar que “If I Die” se convierta en una plataforma que fomente o dulcifique la muerte, aunque sí la presente con sentido del humor.

La aplicación frivoliza con el drama del fallecimiento con el fin de hacerlo atractivo e interesante, reconoció Alfonta que explicó que si hubieran optado por “un ángulo más profundo” el resultado sería “aterrador y mórbido”.

“Creemos que todo el mundo debería grabar un mensaje en “If I Die” porque nunca se sabe…”, afirmó.

Frases como “La inmortalidad está a la vuelta de la esquina junto con la muerte” y “Éste es el único concurso que no quieres ganar pero que no te puedes perder”, forman parte de la campaña, que cuenta también con un vídeo ilustrativo sobre cómo llegar a ser un famoso.

A Alfonta la forma de tratar la muerte de “If I Die” le ha valido críticas aunque no le dio importancia ya que es algo que le pasa a “todas las aplicaciones”, indicó, al tiempo que declaró que si la gente usa Facebook para su vida social entonces “también tiene derecho a morir ahí”.

“Es parte de nuestra vida digital, nosotros añadimos un servicio de muerte digital”, precisó.

“If I Die” cuenta con más de 213.000 usuarios desde que debutó en Facebook en 2011 y únicamente ha registrado dos decesos.

“Nos impresionó lo emotivos que fueron esos mensajes, eran de despedida, ambos de personas que estaban enfermas y asumo que sabían que no les quedaba mucho tiempo. Una de ellas dejó un mensaje en vídeo y la otra en un texto”, contó Alfonta.

“If I Die”, de carácter gratuito, estrenó este mes su servicio de pago con el que pretende hacer negocio y evitar así recurrir a la publicidad en internet.

Los usuarios “premium” podrán grabar mensajes que solo irán dirigidos a la persona que elijan, ya se tenga cuenta en Facebook o no, y tendrán un coste anual de mantenimiento con tarifas de 25 dólares (unos 20 euros) por 5 mensajes de hasta 15 minutos cada uno.

La aplicación “If I Die” es independiente del concurso por la fama, que requiere que los participantes graben un mensaje específico y cuyo ganador se conocerá en un plazo de 19 meses, según la estimación de los organizadores.

“No queremos que ocurra muy rápido pero ciertamente alguno de nuestros usuarios morirá”, concluyó Alfonta.

http://actualidad.orange.es

noticias absurdas

Un fruto de 85,650 kilos ha ganado el tradicional concurso de sandías y melones de Villanueva de la Serena (Badajoz), que en su 51 edición ha sido supervisado por técnicos del Gobierno de Extremadura para determinar si se le concede el distintivo de Fiesta de Interés Turístico Regional.

Además, la sandía presentada por el villanovense Antonio González Casillas batió el récord del certamen establecido en 2003 por el biólogo cacereño Carlos Pérez con un ejemplar de 79,2 kilos.

La 51 edición de este certamen, celebrada anoche y que cada año organiza la Hermandad de San Bartolomé con motivo de las fiestas en honor a este patrón, ha concedido premios en metálico de 150, 120 y 90 euros más un trofeo para los tres frutos de mayor peso de cada modalidad, y ha contado con la participación de 8 sandías y 7 melones.

En la categoría de sandía, el segundo y el tercer premio fueron para dos sandías de 78,1 y 72,8 kilos presentadas por Toni González Raposo y Jaime Ruiz González, respectivamente, ambos de Villanueva de la Serena.

En cuanto a los melones, el fruto ganador fue el del almendralejense Casimiro del Álamo González, que arrojó un peso de 21,5 kilos, quedándose cerca del récord del concurso, fijado en 23,75 kilos.

El segundo melón de mayor peso fue uno de 17,5 kilos presentado por Antonio González Casillas, dueño de la sandía récord, y el tercero recayó en un fruto de 16,6 kilos de la villanovense Paula Ruiz González.

Se da la circunstancia de que González Casillas también ha cultivado las sandías que ganaron el segundo y el tercer premio, ejemplares que fueron presentados a concurso por familiares del ganador.

El propietario de la sandía de 85,650 kilos ha manifestado a Efe que “nunca” pensó que se podía superar el anterior récord de 79,2 kilos.

“Superar este nuevo récord va a ser muy difícil, aunque yo voy a seguir intentando superarlo”, ha señalado este villanovense, que recomienda cuidar la planta “todos los días” con “muchísima dedicación, constancia y mucho cariño”.

El 51 Concurso de Sandía y Melón se celebró en la Plaza de San Bartolomé de la localidad, con la asistencia, según la organización, de un millar de espectadores entre los que se repartieron 500 raciones de sandía y melón.

Esta edición del certamen ha sido seguida por dos técnicos de la Dirección General de Turismo del Gobierno de Extremadura con el objetivo de evaluar la solicitud de declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional para el concurso.

http://es.noticias.yahoo.com/