El maratoniano japonés Keizo Yamada decidió colgar sus zapatillas a la edad de 81 años aunque todavía podría intentar correr algún medio maratón de características curiosas.

Yamada, que representó a Japón en los Juegos Olímpicos de Helsinki de 1952 y ganó el maratón de Boston al año siguiente, aseguró que era el momento adecuado para reducir su dedicación a la carrera a pie.