noticias absurdas

Una mujer viajó en autobús junto a un contingente turista hasta el cañón de Eldjia, de 75 kilómetros de longitud, donde se organizó una excursión.  Pero al regresar, optó por cambiarse algunas de las prendas que vestía y por eso el conductor del vehículo que los había transportado hasta allí no la reconoció y comenzó la búsqueda.

 

Con la pasajera adentro del micro, el conductor esperó una hora el regreso de la turista perdida y luego decidió partir. Una vez en viaje, el hombre les detalló que faltaba una persona pero nadie en todo el contingente, ni siquiera la propia protagonista de esta historia, se dio cuenta de quién se trataba.

 

Una vez llegaron al pueblo, el conductor dio parte de la desaparición a la policía quien rápidamente emprendió una búsqueda que se complementó con la participación de la Guardia Costera que buscó un cuerpo en el mar.

 

La búsqueda duró un día e incluyó a 50 personas que continuaron el rastrillaje hasta altas horas de la madrugada cuando la “turista perdida” se dio cuenta de que la mujer que todos buscaban no era otra más que ella.