noticias absurdas

Una clínica de Tokio utiliza caracoles en la cara de los pacientes para rejuvenecer la piel gracias a las propiedades de sus babas. Es la última moda de belleza en Japón y cuesta más de 200 euros la sesión de una hora.

Los japoneses son muy avanzados para muchas cosas, ya lo sabemos.

También para los tratamientos de belleza porque una clínica de Tokio ha puesto de moda una sesión rejuvenecedora a base de caracoles.

O lo que es lo mismo, te ponen una serie de caracoles vivos, cinco para ser exactos, a campar por la cara y listo… como el que se pone unas rodajas de pepino.

Es como lo de los pececitos esos que te muerden los pies pero con caracoles y en la cara.

Bueno, el caso es que según podemos leer en el New York Daily News, cada sesión, de una hora de duración, cuesta algo más de 200 euros pero al parecer te deja la cara como nueva.

Los responsables de esta clínica de estética dicen que las babas de los caracoles (que ya las vendían en forma de crema) tienen propiedades anti edad basadas en una mezcla de proteínas, antioxidantes y ácido hialurónico que ayuda a la piel a retener la humedad y a retirar la piel muerta.

noticias absurdas

Hang Mioku, de 48 años, ha llevado su obsesión por la cirugía estética hasta tal extremo que su cara ha quedado totalmente desfigurada. La última locura de esta coreana ha sido inyectarse aceite de cocina en el rostro, lo que la ha dejado totalmente irreconocible.

Según el The Telegraph, Hang Mioku se practicó su primera operación de cirugía con 28 años y, después de 20 enganchada a este tipo de intervenciones ha terminado con el rostro completamente desfigurado.

A pesar de las consecuencias que la cirugía estaba teniendo en su rostro, con el rostro hinchado y desfigurado, Hang se veía hermosa y quería seguir operándose. Pero los cirujanos que visitó se negaron a practicarle más intervenciones.

Cuando regresó a Corea, donde reside, sus padres quedaron horrorizados por los terribles efectos de la cirugía y decidieron buscar un médico que pudiera devolverle su rostro. Pero el tratamiento era demasiado caro.

Hang, incomprensiblemente, encontró un médico que siguiera inyectando silicona en su cara. El doctor se limitó a dejarle una jeringuilla y la silicona para que ella misma se la colocara. Pero, cuando se le acabó el producto decidió inyectarse aceite de cocinar.

Ahora, Hang se ha hecho famosa en Corea y varias donaciones han permitido que se pueda operar para eliminar 260 gramos de sustancia extraña de su cara y cuello. Después de varias sesiones, los médicos han logrado reducir el tamaño de su rostro que ha quedado desfigurado y marcado para siempre por las cicatrices.

noticias absurdas

Una modelo británica quería lucir mejor sus labios para lograr verse más atractiva, y compró un producto de belleza a un hombre que le aseguró que tendría una boca hermosa.

La mujer se lo aplicó como le recomendo el sujeto, pero después de un día, se dio cuenta que tenía los labios bastante hinchados, según informó el portal Daily Mail. Al parecer, Laura utilizó un producto ilegal en Gran Bretaña, y pudo haber muerto de una infeccion.

Cuando vió sus labios de ese tamaño, se fue a un hospital, donde le dijeron que no podían hacer nada por ella,  hasta que supieran cual era el  producto que se había aplicado. La empresa que le vendió el producto se encuentra en quiebra, y no pueden ayudarla. No es la primera vez que la mujer de 27 años intenta “comprar” su belleza, pues ya lo había hecho en diversas ocasiones, gastando mas de 80,000 dólares.