libeluasEl Valle del Genal, en la Serranía de Ronda, sigue manteniéndose como un auténtico vergel lleno de vida y color, y prueba de ello es el último informe que ha emitido la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA), en el que da a conocer que en el cauce del río que discurre por estos parajes han sido localizadas dos especies de libélulas catalogadas en peligro de extinción.
Esta fundación, que cuenta con el apoyo económico de la Obra Social de Caja Madrid, viene desarrollando desde hace algunos meses un proyecto para la evaluación y catalogación de las especies de peces que habitan en el río Genal y cuáles son sus principales problemas.
Durante los trabajos de campo de este proyecto se han detectado en los meses de primavera y verano la presencia de dos especies de libélulas que, además de estar en peligro de extinción, están incluidas en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas, como son la ´Macromia splendens´ y la ´Oxigastra cutissi´.
Concretamente, se han encontrado tanto ejemplares adultos como larvas, siendo estas últimas de vida exclusivamente acuática. En este sentido, los investigadores han puesto de relieve el extraordinario valor del río Genal, “uno de los últimos cauces vivos de Andalucía y carentes en su integridad de infraestructuras de regulación”, afirman.
Pero lo más sorprendente de este hallazgo es que ambas especies son supervivientes de épocas pasadas, en concreto forman parte de la fauna que habitaba la Península Ibérica antes de las glaciaciones. “Se trata, pues, de auténticas joyas vivientes, propias de una época en la que el clima era mucho más húmedo que el actual”, sentencian.
Este equipo de investigadores de la FNCA, que está coordinado por Tony Herrera, director gerente de la empresa especializada en este tipo de estudios: Mediodes, Consultoría Ambiental y Paisajismo SL, reclama, por ello, la conservación del río Genal en su estado actual y recomienda aumentar en el futuro los esfuerzos en investigación para conocer con mayor precisión la biodiversidad de la cuenca completa del río Guadiaro (en la que se incluye el río Genal), su estado de conservación y las medidas o mejoras necesarias para garantizar su conservación.
Y es que este proyecto no sólo aborda el estudio de la comunidad de peces, sino que también busca el análisis de las comunidades de microinvertebrados acuáticos, como es el caso de las dos curiosas libélulas que actualmente sobrevuelan las cristalinas aguas del este importante cauce malagueño.

http://www.laopiniondemalaga.es