noticias absurdasUn aristócrata portugués regaló su fortuna a 70 personas que no conocía y que eligió al azar de una guía telefónica.

Luis Carlos de Noronha Cabral da Camara decidió repartir su dinero, de una manera muy insólita, después de su muerte. Cuando falleció, 70 personas inscriptas en un directorio de Lisboa se pusieron en contacto con los encargados de administrar el dinero del hombre para recibir lo que él les dejó como herencia.

Los afortunados fueron seleccionados delante de dos testigos en un juzgado municipal 13 años antes. El acto es doblemente insólito, primero por el acto de beneficencia en sí y luego, porque en Portugal no se estila realizar testamentos.

http://noticiasquecuriosas.blogspot.com