titanic

El 15 de abril se cumplen cien años de la tragedia del Titanic y el aniversario despertó una fiebre de actividades para conmemorarla. En medio de esa vorágine, el martes 18 se subastará una foto original del iceberg gigantesco contra el que habría chocado el barco y que causó la muerte de 1.512 personas. Fue tomada horas después del naufragio por una pasajera que viajaba en el RMS Carpathia, el buque que rescató a 705 sobrevivientes. La puja por obtenerla comenzará con un piso de 300 dólares.

La instantánea en blanco y negro fue tomada por Mabel Fenwick. La mujer, que estaba de luna de miel, sacó varias fotos. En una se observa la silueta de un objeto blanco que sería el bloque de hielo que provocó el accidente. “Muy pocas imágenes en la historia son tan escalofriantes como la visión de ese iceberg en el horizonte”, aseguró Bobby Livingston, vocero de la casa de subastas RR Auction de New Hampshire, en Estados Unidos. Junto a esta foto, rematarán otros 180 objetos del barco en el que perdieron la vida miembros de importantes familias de la época como los Guggenheim o los Strauss. La locura por el Titanic está más vigente que nunca.

La historia de la imagen fue difícil de reconstruir. Al parecer, apenas amaneció Fenwick salió a la cubierta del Carpathia para fotografiar los restos del naufragio. No había rastros del transatlántico pero sí la silueta blanca de un gran bloque de hielo que se perdía casi en la línea del horizonte. Para los expertos, se trata de la primera imagen tomada luego del hundimiento del Titanic. Hasta ahora, habían aparecido otras fotografías presuntamente pertenecientes al gigantesco bloque de hielo que hundió al coloso, aunque no se podía garantizar con total certeza que se tratara del mismo iceberg, ya que se habían tomado días o semanas después del accidente.

Seis de las sillas de cubierta del Titanic y una carta escrita poco antes del accidente por Wallace Hartley, el director de la banda que tocó hasta que el océano “se tragó” el barco, también se pondrán a la venta para conmemorar el centenario. Se trata de objetos revalorizados por el centenario.

Y hay más. En los astilleros de Belfast, donde construyeron el transatlántico, inauguraron este fin de semana un parque temático donde se vive “la experiencia”: se trata de un réplica del navío donde se puede “vivir” ese último viaje hacia Nueva York. Allí, también subastaron el último menú del Titanic. Lo ganó un coleccionista privado que ofreció 122.000 dólares. La casa Guernsey’s, con sede en Nueva York, puso a subasta 5.500 objetos rescatados del fondo del mar. Guantes, frascos de pomada, el gorro del panadero y los prismáticos del vigía, forman la colección que le pertenecieron a RMS Titanic durante los últimos 25 años. La fiebre por el Titanic llegó también hasta Indonesia, donde se montó una exposición con más de 200 objetos, de los que 14 nunca habían sido exhibidos.

http://www.clarin.com