noticias absurdas

Solo tiene diez años pero gracias a un cociente intelectual similar al de Albert Einstein, Luis Roberto Ramírez comenzará el próximo curso a estudiar ingeniería física cuántica en la prestigiosa Universidad Harvard en Estados Unidos. “Mi sueño es crear una empresa y vender mis propios inventos”, asegura este pequeño ‘genio’ en un vídeo distribuido por el Sistema Michoacano de Radio y Televisión.

Con tan solo cinco años Roberto aprendió a hablar inglés, después estudió francés y chino mandarín de forma autodidacta. Terminó la primaria y la secundaria en siete meses. Ahora está a punto de acabar sus estudios de preparatoria, la educación preuniversitaria. Todo gracias a su coeficiente intelectual, que está entre 152 y 160 puntos, equiparable con el del físico de origen alemán y premio Nobel, Albert Einstein (1879-1955).

Según la Federación Mexicana de Sobredotación Intelectual -que cita a la Organización Mundial de la Salud- una persona superdotada es aquella que obtiene más de 130 puntos en las pruebas de inteligencia.

“Es un gran orgullo pero una gran responsabilidad también”, apunta su padre Roberto Ramírez sobre el pequeño, que el próximo año cumplirá su sueño de estudiar entre los ‘grandes’ de Harvard.

 

Científicos de la Universidad de Harvard lograron diseñar una terapia capaz de revertir el paso del tiempo en los ratones, informa la revista Nature.

El procedimiento aplicado a los roedores trabaja sobre los telómeros a fin de agilizar la división de las células regenerando los tejidos, por lo que se crean nuevas neuronas y el olfato se torna más agudo.

“Uno de los cambios más sorprendentes fue en los testículos de los animales, que eran esencialmente estériles”, relató DePinho, jefe del equipo de trabajo.

El trabajo, realizado con ratones, fue efectuado en el Dana Farber Cancer Institute de Harvard, en Boston.

Cabe destacar que a medida que los humanos envejecen, disminuyen los niveles de telómeros, que a su vez degenera los tejidos y las funciones de los ancianos, por lo que los resultados sorprendieron a los mismos científicos.

“Lo que vimos en estos animales no es una pequeña desaceleración o estabilización del proceso de envejecimiento. Hemos visto un cambio dramático e inesperado,” señala Ronald DePinho, jefe del equipo de trabajo.

En ese sentido, según los especialistas, los cambios producidos en los ratones genéticamente, permite soñar en que dicha terapia se puede aplicar en humanos.

http://www.capilla-turismo.com.ar