noticias absurdasResulta contradictorio que siendo el humor una característica exclusiva de la especie humana, existan pocos estudios acerca del axioma. Sin embargo, si uno busca despiadadamente entre los pensadores, encuentra que figuras de la talla del psicólogo Sigmund Freud y el filósofo Henri Bergson han dedicado ciertamente más de una cuartilla para dilucidar o aproximarse a una explicación aceptable del fenómeno.

Freud dice que detrás de toda broma hay siempre una verdad. Y es que cuando reconocemos la realidad podemos reírnos de ella. La risa es posible si logramos ponernos en el lugar del otro. Aunque ese otro seamos nosotros mismos, vernos desde otra perspectiva, nos hace reconocernos si somos capaces de abandonar por un momento el lugar del ego.

Para Bergson, fuera de lo propiamente humano, no existe nada cómico. Explica que cuando reímos al ver un animal, es debido a que sorprendemos en él una actitud o expresión humana. Y los objetos que nos hacen reír, no es debido por el material de que están hecho, sino por la forma que los hombres le dieron, es decir, esta asociado al hombre, no al material que es un producto regular.

Freud hace una comparación del sueño con la técnica del chiste. En ambos se sufre una condensación y abreviación. Unas veces el sueño crea formaciones mixtas de palabras que luego podemos descomponer en el análisis; y otras, imágenes que coinciden por completo con una persona o un objeto determinados. Ambos hallan en lo inconsciente las condiciones de su génesis. Para muestra sobra un botón:

Un señor que nació en Australia y tiene varios años viviendo en otro país decide hacerse ciudadano de dicha nación. Después de los trámites de rigor y los martirios de rutina, le entregan su cédula de identidad que dice que su nacionalidad es Austriaca. El señor se dirige a la señorita y le señala que nació en Australia.

La joven le dice que espere un momento que lo va a reportar. Al rato regresa muy sonriente y le dice al caballero, “no se preocupe señor, se puede decir de las dos maneras”.

Home

noticias absurdasAprovechando la celebración en Rivas de la Semana del Humor en Kallejeo hemos conversado con Ana Sierra, una psicóloga y risoterapeuta que combina la risa y la sexualidad para permitirnos descubrir nuestras inquietudes y motivaciones en este campo de una manera amena y desenfadada. Tras asistir a un taller demostrativo en la Casa de las Asociaciones nos sumergimos con ella en esta novedosa técnica.

¿Qué es la risexterapia?

Es una fusión entre la risoterapia y la sexualidad. En concreto, es un poco yoga de la risa pero hecho con unas connotaciones más sexuales, pero no necesariamente genitales. Lo utilizo para trabajar la afectividad, el contacto físico, las relaciones personales y la autoestima

Esta técnica tiene algo de tántrico

Se trabaja con respiraciones tántricas pero la base es que nos riamos, que la gente despierte esa parte de vergüenza, de ridículo. Se trata de pasarlo bien trabajando con conceptos de sexualidad, con gemidos incluso. El tantra es mucho más que todo esto. Esta técnica tiene alguna connotación en el sentido en el que las respiraciones que utilizamos hacen que se activen mecanismos en nosotros.

¿Qué se necesita más a qué, el buen humor al sexo o viceversa?

Yo creo que se retroalimentan. Cuando tienes un buen sexo, estás a gusto con tu sexualidad y la vives enteramente, por probabilidad, tienes un mejor estado de ánimo. Cuando no funcionas a nivel sexual el estado de ánimo decae. Yo creo que el buen humor es un factor protector en la sexualidad.

En nuestra cultura no acostumbramos a reírnos de nosotros mismos y menos de nuestra sexualidad

Tenemos una cultura en la que se ha valorado mucho incluso el sufrimiento. Cuando alguien es muy feliz despierta envidias. A veces nos cuesta tenerlo al lado porque nos genera la sensación de que nosotros no lo somos y no vemos la parte positiva, que es que podemos contagiarnos de esa felicidad. Cuando alguien sufre le ayudamos y le reforzamos, y hay gente que incluso se engancha al sufrimiento porque ve que obtiene mejores recompensas.

¿Hay que engancharse al sexo y a la risa?

Sí, claro. Se segregan drogas naturales en nuestro cuerpo y no tiene efectos secundarios

¿Cómo se rompe con los tabúes que se asocian siempre a la sexualidad?

Un buen estado de ánimo hace que todo lo relativicemos más y que aceptemos con mayor facilidad nuestros deseos, necesidades y creencias. La risa es un buen método para luchar contra los tabúes que acompañan al sexo.

¿Qué tiene de sexual la risa?

La risa seduce, y también es contagiosa como la sexualidad, cuanto más te ríes más quieres reírte y cuanto más sexo tienes más quieres practicarlo. Además en ambas segregamos sustancias similares, si no las mismas.

¿Y qué tiene de gracioso el sexo?

Es sexo es juego, es diversión, creatividad e imaginación. Es una conexión con algo muy primitivo en nosotros, con las emociones más primarias, y hay que disfrutarlo plenamente.

En la cabina

  • Una postura sexual… La cuchara
  • Un lugar paradisíaco para hacer el amor… la playa
  • Una fantasía sexual por cumplir… la que no puede confesarse
  • En una buena noche velada romántica no puede faltar… Vino y fresas
  • Una película para enamorar… Big fish
  • Una película para llevarse a alguien a la cama… Lucía y el sexo 
  • http://rivas.kallejeo.com