noticias absurdas

Después de décadas de esfuerzo, trabajo duro e incluso desamor, Jacinta Ortiz, agricultora septuagenaria de Huétor Tájar que apenas sabe leer ni escribir, ha logrado cumplir el sueño de publicar un libro, en el que narra la historia de “su vida en verso”, literalmente, tras quedar viuda con 31 años y sacar adelante ella sola a cinco hijos

“La Tilli”, como la conocen cariñosamente los vecinos de este tranquilo pueblo del Poniente granadino, ha financiado personalmente este proyecto literario, lanzado por Ediciones Dauro y donde recopila una colección de poemas que esta particular autora dictó con esmero y casi de memoria a una maestra del municipio.

“Metí (contraté) a una muchacha que sabía de ordenador y yo le dictaba los poemas”, ha explicado a Efe una ilusionada escritora, animada durante mucho tiempo por sus amigas a dedicarse de lleno a la literatura, para que “todo lo que tenía en la cabeza” pudiera quedar para la posteridad.

“Te vas a morir y te vas a llevar todo eso, me decían mis amigas. Así que ahora, a la vejez, con mis hijos -que han salido buenísimos- ya casados y colocados, me decidí”, ha comentado Jacinta, que advierte de que la publicación no le ha supuesto pocos esfuerzos y sacrificios económicos.

A través de sus 170 páginas, que -añade- la editorial le obligó a recortar, la obra titulada “La campesina” cuenta cómo su madre la trajo al mundo en 1939, sin la ayuda de nadie, y cómo ha dedicado toda su vida al campo y a criar sola a sus cinco hijos.

También habla de la crisis, economía, deportes, de su pueblo y de Sierra Nevada, uno de los lugares favoritos de Jacinta, quien narra cómo se enamoró por segunda vez hace poco tiempo y el gran desengaño amoroso que sufrió, asunto éste que será además materia de un segundo libro que ya prepara: “Amores traicioneros”.

“Con muchísimo trabajo y muy poca libertad / Yo llegué a los quince años, ni lo quiero ni pensar / Ya los niños me gustaban, pero yo era tan fea que nadie me decía nada / Por fin llegó ese día, uno me dijo te quiero / Y le dije: y yo a ti; contesté pronto y ligero, no se fuera a arrepentir”, dice uno de sus personales poemas.

Viuda desde joven, padeció una vida “muy esclava”, no pudo ir ni a la escuela y tuvo que aparcar su inquietud poética para trabajar en el campo “igual que el hombre” durante el día y coser durante las noches.

Ahora, décadas después, “La Tilli” ve recompensando tanto esfuerzo y reafirma la alegría de haber cumplido un sueño: “Estoy feliz. Me siento muy a gusto de ver mi obra publicada, que mis historias gusten a la gente”.

Tras tantos años y pese a las adversidades, se declara “creyente pero no beata” y por ello piensa que Dios la ha ayudado, “que aprieta pero no ahoga”, y asume con templanza la “suerte” que le ha tocado vivir.

A las nuevas generaciones, que ve desilusionadas en el contexto económico y social actual, esta sabia anciana lanza un mensaje desde la experiencia: “Hay que amoldarse a la vida, luchar por trabajar, no podemos quererlo todo hecho y sobre todo no hay nunca que desesperar”.

http://actualidad.orange.es

noticias absurdas

“El libro que no puede esperar”, es una publicación de la casa independiente Eterna Cadencia, que llegó con el proyecto como una forma de promover a jóvenes autores, a los cuales si la gente no lee su primer lo libro, nunca van llegar a un segundo.
Los libros vienen sellados, y una vez que se quita el envoltorio de plástico y las hojas tienen contacto con el aire, la tinta comienza a “envejecer”. A partir de ese momento, los lectores tienen 60 días para leerlo, ya que transcurrido ese lapso, el texto se desvanecerá.
En un mundo en el que los e-readers como el Kindle o el Nook tienen cada vez más participación en el mercado, ¿puede un concepto como el de los “libros que desaparecen” llegar a sobrevivir? Pues bien, a juzgar por las estadísticas de la primera de impresión del libro mágico, ¡sin duda! La pequeña editorial vendió su lote completo en un solo día, lo que demuestra que todavía hay vida en la palabra impresa.
“Esta vez tuvimos la garantía de que nuestros nuevos autores fueron leídos,” dicen orgullosos en la Librería. ¿Comprarían ustedes un libro con estas características?

http://www.tucumanalas7.com.ar

noticisa absurdasEl atista británico, Shed Simove, ha conseguido que una de sus ideas más sorprendentes sea un éxito de ventas en el Reino Unido: un libro en blanco.

Bajo el título de What Every Man Thinks About Apart From Sex (En lo que todo hombre piensa aparte del sexo), el libro contiene 200 páginas, todas ellas en blanco, y se puede conseguir a través de Amazon por 5,45 euros.

Los estudiantes son el sector que más opta por comprar el libro, que posteriormente utiliza para tomar apuntes en clase.

“Compré el libro de broma para un compañero y empezamos a utilizarlo para tomar notas en clase”, dice Jess Lloyd, estudiante de la Universidad de Nottingham, al diario The Telegraph. “Ahora se ve que todo el mundo tiene uno. Ha empezado a ser una verdadera locura en el campus”, añade.

Simove nunca pensó en esa clase de utilidad para él: “En cierto modo, escribiendo en mi libro están probando que no tenía razón”. “Este libro es el resultado de 39 años de meticulosa investigación y estudios prácticos en la materia”, bromea Simove.

Desde un primer momento, el objetivo de Shed Simove fue intentar conseguir que un libro sin palabras llegara a hacer historia entre todas las demás publicaciones que aparecen en las listas de las más vendidas de Amazon.

Aseguró que basta con publicar un comentario sobre él en la web de Amazon, para que aparezca liderando las listas.

http://elaragueno.gesindoni.com.ve

noticias absurdasEste curioso episodio producido en la ciudad de Córdoba, 710 kilómetros al norte de Buenos Aires, fue relatado a la prensa por la dueña de la librería, quien hasta que no recibió el sobre no se había percatado de que le habían sustraído un ejemplar de la autobiografía del cantante local Juan Carlos Jiménez, conocido como “La Mona”.

“La muchacha, que se hace llamar Micaela, se arrepintió y gastó en correo casi lo que vale el libro, para remediar su error. Eso es lo valorable”, señaló Miriam, la dueña del local, que por la caligrafía y los errores ortográficos de la nota de disculpa cree que se trata de una chica joven.

http://www.que.es