noticias absurdasUn joven británico se enteró de la infidelidad de su pareja gracias a que su mascota, un loro africano, no dejaba de repetir: “Te amo, Gary”. Esto le llamó la atención, ya que su nombre era Chris.

 

Chris Taylor sospechó algo cuando su loro Ziggy repetía ese saludo cada vez que su novia, Suzy Collins, respondía a su teléfono celular. Además, el pájaro emitía ruidos extraños cuando escuchaba ese nombre en la televisión, según informó la cadena BBC.

 

Suzy confesó que mantenía una relación con el tal Gary, un compañero de trabajo, desde hacía unos meses, y el lugar donde tenían los encuentros era el apartamento que compartía con su novio y el animal.

 

Tras enterarse de la traición, el hombre de 30 años dejó a su pareja, pero también tuvo que tomar una decisión que, según su testimonio, le resultó más dolorosa: librarse de su loro.

 

“Se me rompió el corazón cuando tuve que abandonar a Ziggy, pero no podía soportar que siguiera repitiendo ese nombre”, dijo Taylor. Sin embargo, Ziggy encontró un nuevo hogar a través de un comerciante local de aves exóticas.

http://www.vocero.com

noticias absurdasCuando el loro Yosuke escapó de su jaula y se perdió, hizo precisamente lo que le habían enseñado: dijo su nombre y dirección a un desconocido que estaba dispuesto a ayudarlo.

La policía rescató el loro gris africano del techo de la casa de un vecino en Nagareyama, cerca de Tokio. Después de una noche en la comisaría, fue transferido a un hospital veterinario mientras la policía buscaba pistas, dijo el agente Shinjiro Uemura.

No dijo nada a la policía, pero a los pocos días empezó a hablar con el veterinario.

“Soy el señor Yosuke Nakamura”, dijo el ave al médico, según Uemura. También repitió su dirección, con

*calle y número, y cantó varias canciones para regocijo del personal del hospital.

“Verificamos la dirección, y he aquí que había una familia Nakamura en el lugar. Les dijimos que habíamos hallado a Yosuke”, dijo Uemura.

La familia Nakamura dijo a la policía que les había tomado dos años inculcarle al ave su nombre y dirección.

Pero Yosuke aparentemente no estaba dispuesto a hablar con la policía.

“Le hablé, traté de ser su amigo, pero me ignoró olímpicamente”, dijo Uemura.

 

http://www.eluniversal.com.mx