Una adolescente austríaca ha confesado ser la autora del apuñalamiento mortal a su madre en Viena después de que ella le prohibiese utilizar Internet, según afirma el diario Austrian Times

Según ha afirmado la policía, la joven ha admitido que mató a su madre en el baño de su domicilio, en el distrito de Margarethen, después de que una discusión sobre el uso del ordenador se le fuera de las manos. La adolescente asegura que fue un accidente.

El marido y el hijo de la fallecida descubrieron el cuerpo ensangrentado de la mujer, con el cuchillo todavía clavado en su pecho.

La joven solía mantener acaloradas discusiones con su madre.