noticias absurdas

Nigeria es un país con gran presencia musulmana, por lo que la poligamia está a la orden del día. Y pese a infringir la Sharia (la ley islámica) que marca en cuatro el tope de mujeres por marido, muchos nigerianos suben de cifra inconscientes de sus posibilidades como persona, hasta llegar a casos extremos como el de un anciano que llegó a acumular 86 doñas.

Sólo seis tenía un hombre llamado Uroko Onoja, que supuestamente fue llevado a la muerte por su media docena de esposas “violado” en medio de un ataque de celos comunitario, en las primeras horas del martes pasado.

Muchas mujeres africanas consienten e incluso animan a sus maridos a que consigan una segunda esposa para no sentirse solas. Sin embargo, la decisión no está exenta de problemas por culpa de los celos cuando el número de pretendientes se dispara.

El de Uroko Onoja comenzó por la mañana, exactamente a las 3 de la madrugada, cuando el hombre regresó de un viaje y se dirigió a la habitación de su esposa más joven para practicar la caidita de Abuya.

En ese momento las otras esposas, de acuerdo con la chica más joven, invadieron su habitación con cuchillos y palos, exigiendo al hombre que tuviera relaciones sexuales con todas ellas a la vez. Uroko se resistió, pero fue dominado por las mujeres que ya habían ordenado el comienzo del carrusel de coitos con la más joven, para seguir en orden ascendente hasta la más vieja.

El bueno de Uroko dejó de respirar cuando la quinta esposa se dirigía a la cama. “De repente, mi marido dejó de respirar y acudieron todas sin dejar de reír; pero cuando vieron que no podían reanimarlo, salieron corrieron hacia el bosque”.

Por el momento sólo dos de las mujeres han sido detenidas, mientras Uroko espera sitio en la cola de las autopsias con sólo media sonrisa en la boca.

noticias absurdasLi Xiufeng de 95 años, fue encontrada en su cama “muerta” por su nieta, aunque en un principio se pensó que estaba dormida, tras multitud de intentos de hacerla despertar vieron que ya no respiraba.

Tras examinarla notaron que su temperatura corporal era normal, pero no respiraba y no presentaba signos vitales, por lo tanto fue dada por muerta. Sus nietos iniciaron los preparativos para el funeral, que según la tradición, el ataúd debe permanecer en casa de la familia unos cuantos días antes del entierro, para que familiares y amistades puedan despedirse.

Una semana después, a falta de un día de ser enterrada, su nieta fue a echar un vistazo dentro del ataúd, pero para su sorpresa el “cadáver” ya no estaba dentro, había desaparecido.

Inmediatamente pidió ayuda a sus vecinos para buscarla por los alrededores del pueblo, hasta que fue encontrada tranquilamente cocinando en la cocina.

Dormí por mucho tiempo. Después de despertar sentí mucha hambre y vine a cocinar algo para comer. Tuve que empujar mucho la tapa del ataúd antes de poder salir”, explicaba Xiufeng ante el asombro de su familia y amigos.

Los médicos la volvieron examinar y parece ser que la anciana sufrió una muerte artificial, la cual se pierde la respiración, pero manteniendo la temperatura corporal.
La tradición salvo su vida, ya que de haber sido enterrada hubiera muerto asfixiada. Aunque también perdió todas sus pertenencias, ya que es costumbre en esta curiosa tradición quemar todas las pertenencias de un fallecido.

http://www.noticiasinsolitas.info

noticias absurdasJoan Barnett, empleada de una escuela de Nueva York, comunicó a sus jefes la falsa noticia de la muerte de su hija para lograr quedarse una semana más de vacaciones en una isla del Caribe.

La inescrupulosa mujer hizo que una de sus hijas llame a la escuela notificando que su hermanita había sufrido un ataque cardíaco en Costa Rica, para luego, el día siguiente, comunicar que la niña había fallecido y que la familia debía viajar para el funeral. Para sostener la mentira la Señora Barnett falsificó un certificado de defunción y lo envió por fax como prueba de la muerte de su hija.

Sin embargo, un empleado de la escuela sospechó del falso certificado porque tenía letras desalineadas y extrañas para un acta de ese tipo. Cuando se realizó la denuncia también se comprobó que el número del documento no coincidía con los registros y que según la fecha, correspondía a un hombre fallecido en 2005.

El engaño le costó a Joan su trabajo. Fue despedida y declarada culpable por el Tribunal Criminal de Manhattan. El lado positivo es que su hija está viva, y podrá ir a visitarla a la prisión.

http://www.noticiaslocas.com