noticias absurdas
La fiebre electoral de EE.UU. llegó a todos los rincones del planeta y en particular, a Kenia, donde una mujer dio a luz a dos varoncitos y los bautizó con los nombres de los principales candidatos a la Presidencia, Barack Obama y Mitt Romney. Millicent Owour, de 20 años, tuvo sus niños el miércoles 7 de noviembre, un día después de las elecciones presidenciales, que catapultaron a Obama a un segundo mandato. El parto tuvo lugar en el hospital local de Siaya, en el sudoeste de Kenia, población ubicada a pocos kilómetros de la villa de Kogelo, donde el padre de Obama nació y donde aún vive una pariente de 90 años llamada Sarah Obama. Según contó Owour, nunca olvidará ese día histórico de la reelección del primer presidente negro de EE.UU. y quiso compartir la alegría del nacimiento de sus gemelos rindiendo homenaje tanto al ganador Obama como al perdedor de los comicios, Romney.

noticias absurdas

El presidente Barack Obama, hijo de un keniano y una americana de Kansas, desciende de inmigrantes ingleses e irlandeses. La genealogía ha descubierto también que su familia está relacionada con Warren Buffett o con Sarah Palin. Y ahora apunta a que el primer presidente negro de Estados Unidos viene del primer esclavo documentado en la historia de su país.

Los ancestros esclavos son habituales en la comunidad afro-americana. Así le sucede a Michelle Obama, cuya familia sufrió abusos en las plantaciones de algodón de Georgia. Pero el caso del presidente parecía una excepción, gracias a un padre de Kenia que estudió unos años en Estados Unidos con una beca universitaria. Sin embargo, un estudio exhaustivo de Ancestry.com, la red genealógica más grande del mundo, revela ahora que Obama proviene de un negro sometido a la esclavitud. La mayor sorpresa es que sea por parte de madre. Stanley Ann Dunham, además de ser de familia de inmigrantes europeos, tiene sus orígenes en una familia que, según este estudio, se remonta a John Punch, el primer esclavo conocido en Virginia.

El hombre, traído de África a América, escapó con un grupo de blancos de casa de una familia y fue detenido y sentenciado a servir de por vida. Una transcripción judicial indica que fue condenado al servicio hasta su muerte en 1640, es decir, antes de que existiera oficialmente la esclavitud en Virginia. Por ello, es el primer caso documentado de un esclavo en las colonias. Y Ancestry.com asegura que éste es bisabuelo lejano (número 11 en el árbol genealógico) del actual presidente.

Según la indagación, Punch tuvo un hijo con una blanca, algo no tan escandaloso en esa década y así sus hijos ganaron la libertad, ya que entonces el estatus civil lo daba la progenitora. Ésta también puede ser la primera pareja de un negro y una blanca documentada en Estados Unidos. Los investigadores identifican al hijo de la pareja como John Bunch. La diferencia de los apellidos se atribuye a un fallo de transcripción, que los investigadores suplen con amplia investigación histórica de miles de documentos sobre la pequeña comunidad de negros en Virginia (unos 300) y pruebas de ADN recogidas por la actual familia Bunch. El tipo de sangre identificado está concretado hoy en Camerún, Gabón y Costa de Marfil.

En la familia Bunch, como en la materna de Obama, no quedan rastros aparentes de negritud. Sus primeros ancestros americanos estaban descritos como “mulatos” en los registros, pero las ramas de la familia se unieron a blancos, que hicieron desaparecer poco a poco el color más oscuro de la piel. La web reconoce que no tiene todos los documentos por la pérdida y destrucción de datos, habitual en el sur, pero confía en sus conclusiones.

“Dos de los afro-americanos más significativos en la historia de nuestro país están directamente ligados de manera sorprendente”, explica Joseph Shumway, uno de los investigadores de Ancestry especializado en el sur del país. “John Punch fue probablemente la génesis de la legalización de la esclavitud en América. Pero después de siglos de sufrimiento, guerra civil y décadas de esfuerzos para los derechos civiles, su bisnieto lejano se convirtió en líder del mundo libre y en la realización última del sueño americano”, dice sobre la investigación publicada este lunes. http://www.ancestry.com/obama.

La obsesión juvenil de Obama era encontrar sus raíces, como hijo de un keniata que apenas conoció y adolescente algo perdido, crecido entre Indonesia y Hawaii. Pero el político nunca llegó tan lejos. En su libro ‘Sueños de mi padre’, aun así, dice que su bisabuela materna tenía sangre mulata, probablemente india-americana. Pero ella siempre la quiso esconder y, según escribe Obama, “llevarse el secreto a la tumba”.

http://www.elmundo.es

noticias absurdasEn declaraciones a la prensa para conmemorar el primer aniversario de su campaña contra la obesidad infantil “Let’s Move”, la primera dama indicó que “sí, lo ha dejado”. “Lleva casi un año”, subrayó.

No quiso dar una fecha exacta, porque, según indicó, desconoce el preciso momento en que su marido fumó su último cigarrillo. “Nunca ha fumado demasiado” ni lo ha hecho delante de ella, explicó.

Según indicó, el presidente estadounidense siempre había querido abandonar el hábito, motivado principalmente por sus hijas, Malia, de doce años, y Sasha, de nueve.

“Siempre ha querido dejarlo”, explicó Michelle Obama, que indicó que su marido quería poder mirar a los ojos a sus hijas y contestar sin problemas “no” si las niñas le preguntaran acerca de si fumaba.

Con estas declaraciones, la primera dama confirma lo que ya había apuntado hace un par de meses el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, quien indicó en diciembre que Obama no había fumado en cerca de nueve meses.

Entonces, no obstante, Gibbs no quiso declarar con rotundidad que el presidente había dejado por completo el hábito.

“No le he visto a él ni he visto indicios de que haya fumado en probablemente nueve meses”, indicó el portavoz entonces.

Obama, según dijo Gibbs en su día, “se ha esforzado enormemente” en no sucumbir a la tentación e incluso en los peores momentos de negociaciones, como las que llevaron a un pacto con los republicanos para renovar una serie de recortes impositivos, “cuando podría haber encontrado algún solaz en el cigarrillo”, mantuvo su abstinencia.

Fumar “no es algo de lo que el presidente esté orgulloso. Sabe que no es bueno para él y no le gusta que los niños sepan que fuma”, explicó Gibbs.

En su chequeo anual como presidente de EE.UU. el pasado febrero, los médicos de la Casa Blanca declararon a Obama en excelente estado de salud, salvo un nivel de colesterol ligeramente elevado e indicios de su consumo de tabaco.

http://www.que.es