noticias absurdas

Primero fueron los implantes dentales y ahora las joyas se implantan en el globo ocular. Lo hace un médico de Manhattan que por 3.000 dólares realizó el primer implante de un corazón de platino a una joven de 25 años. El asunto ya preocupa a la sociedad estadounidense de oftalmología que advierte de los riesgos de esta nueva moda.

Los destellos del pequeño corazón de platino brillan en esquina del ojo derecho de Lucy Luckayanko cada vez que mira hacia arriba, según el portal de la ABCNews.

Es el resultado del implante ocular de una joya realizado por primera vez en EEUU por el médico Emil Chynn, quien asegura que la técnica fue inventada por un oftalmólogo holandés en 2004 y que es bastante segura.

Chynn operó a la joven de 25 años en una intervención seguida por las cámaras de los principales informativos de EEUU.

Chynn, que se dedica a la corrección de la visión con láser, utilizó precisamente el láser para hacer una abertura en la membrana delgada que cubre la parte blanca del ojo de Luckayanko.

Después deslizó el corazón de platino dentro del pliegue. La hendidura era tan pequeña que ni siquiera necesitó puntos de sutura, contó a los medios el médico.

Luckayanko dijo que los primeros días sentía como si tuviera algo en el ojo, pero despues pasó esa sensación.

Esta es la primera cirugía de este tipo en Nueva York, aunque parece que serán más, porque ya cuatro personas han contactado al doctor Chynn para implantarse una joya en sus ojos.

El médico ha asegurado que es bastante segura y que no representa un peligro de ceguera, pero la Sociedad estadounidense de oftalmología rechazó estos argumentos.

“La Academia Americana de Oftalmología no tiene pruebas suficientes para determinar la seguridad o el valor terapéutico de este procedimiento”, dijo en un comunicado.

Además ha advertido de que la intervención puede “traer complicaciones,  como la ceguera, infección ocular y hemorragia”.

noticias absurdas

¿El principio del fin de las lentillas de color? La clínica Eyecos de Barcelona te ofrece la posibilidad de cambiar el color de ojos mediante una novedosa técnica láser, que consiste en eliminar una capa superficial de melanina en el ojo. Sin cirugía, sin heridas y sin suturas. Por 2.000 euros y en cinco sesiones.

Aunque el tratamiento se diseñó en un principio para corregir la heterocromía (un ojo de cada color), también se la pueden aplicar aquellas personas que quieran aclarar sus ojos por motivos estéticos.

Hasta ahora la única solución que había para la heterocromía era el uso de lentillas de color.

La técnica se puede combinar con tratamientos para corregir defectos de graduación ocular -miopía, hipermetropía, astigmatismo, presbicia-, siempre que se deje un tiempo prudencial de margen entre ambos.