noticias absurdas

El Hospital Songziniao, en la ciudad china de Wuhan, va más allá de lo que comúnmente entendemos por hospital. Además de los pabellones habituales de traumatología, pediatría, cardiología, oncología… ha habilitado un pabellón especial para fomentar la fertilidad, destinado a parejas con problemas para tener descendencia.

No se trata de salas para practicar fecundaciones in vitro, ni para ofrecer un tratamiento químico a aquellos caballeros cuyos espermatozoides sean vagos, ni para aquellas señoras cuyo útero esté resguardado por un ejército de espermicidas.

Los responsables del centro médico han habilitado unas habitaciones especiales para la práctica del sexo en un ambiente de relax. Sostienen que el principal causante de la esterilidad es el estrés, así que han montado una suerte de burdel, pero sin prostitutas, con el fin único de “promover el embarazo alentando la pasión sexual de los pacientes”.

Las estancias del Hospital Songziniao están equipadas con sofás, camas, juguetes sexuales, vídeos y libros eróticos… y todo lujo de detalle para incitar a los visitantes a ponerse manos a la obra con la tarea de la reproducción.

El precio por pasar allí una noche es de unos 120 euros.

http://blogs.20minutos.es

noticias absurdasDicen que la realidad supera a la ficción. Y la verdad es que cuesta creer que la noticia en cuestión haya sucedido en realidad y no sea fruto de la mente de un malvado guionista de humor.

El caso es que un paciente del Centro Médico de Diagnóstico por la Imagen (Cemedi) de la Isla de la Cartuja de Sevilla difícilmente olvidará una resonancia magnética realizada en dicho centro.

Todo iba como de costumbre. Era solo una resonancia más. La última del día. “Métase dentro y cuente hasta cien”, le dijeron antes de entrar en la máquina. Y así hizo. Pero nadie acudió a por él. Ni siquiera cuando la cuenta alcanzó varias veces la centena convenida.

RESCATADO POR LOS BOMBEROS Y LA POLICÍA

Asustado, el paciente salió de la máquina y, para su sopresa, no solo le habían olvidado dentro de la máquina sino que el centro había cerrado sus puertas. Tuvo que llamar a los bomberos y la policía para que le sacasen del centro médico.

http://www.que.es