noticias absurdas

Un parásito común puede provocar intentos de suicidio, tal y como evidencia un estudio de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos). A pesar de que muchos son inofensivos, en algunos casos “pueden ser la causa de cambios sutiles en el cerebro”, explican los investigadores.

De este modo, este estudio publicado en la revista ‘The Journal of Clinical Psychiatry’ relaciona el parásito ‘Toxoplasma gondii’ con estos problemas mentales. Las infecciones de estos organismos ya han sido vinculados con anterioridad a los suicidios.

En la actualidad, este parásito es portado por entre el 10% y el 20% de la población de Estados Unidos, estando “latente” en la mayoría de los casos”, explica la investigadora principal del estudio, la doctora Lena Brundin. Sin embargo, en el resto produce “inflamación que origina metabolitos dañinos que pueden dañar a las células cerebrales”, significa la experta.

En este sentido, la especialista de esta universidad norteamericana manifiesta que las personas que tienen este parásito “tienen siete veces más de probabilidades de suicidarse”. Sin embargo, llama a la tranquilidad al asegurar que la gran mayoría de estas personas no se suicida.

No obstante, Brundin se muestra esperanzada con el hallazgo obtenido, ya que si se pudiera identificar a las personas infectadas con este parásito, “se podría ayudar a predecir quién está en mayor riesgo”. Además, observa que una reducción de la serotonina del cerebro “podría ser un síntoma más que la causa de la depresión”.

Por último, la especialista se muestra optimista en poder desarrollar nuevos tratamientos para prevenir los suicidios. Estos serían “adaptados a las características específicas de los mecanismos biológicos”, concluye.

http://www.publico.es

noticias absurdas

Un caso digno del Doctor House. Un hombre de 75 años acudió a finales de junio al hospital Mumbai Fortis de Bombay, en La India, aquejado de un dolor muy intenso en el ojo derecho.

La sorpresa para el equipo médico del centro fue descubrir que un parásito poco habitual se retorcia bajo la conjuntiva. El Doctor V. Seetharaman tuvo que realizar una intervención quirúrgica de urgencia tras declarar a AFP que era “la primera vez que veo algo así en 30 años de carrera”.

El gusano, que media 13 centímetros, fue enviado al laboratorio microbiológico para ser identificado. “Simplemente siguió moviéndose y saltando, era aterrador”, le dijo el doctor al Mumbai Mirror tras extirpar el parásito.

El médico sugirió que la criatura podría haber entrado en el torrente sanguineo y viajar hasta el ojo después de comer carne cruda o mal cocinada o por un corte en el pie.  

 

Adam Spencer, un joven de 23 años sufrió una fuerte infección por la picadura de un mosquito mientras realizaba un viaje con su pareja por latinoamerica. El mosquito le trasmitió un parásito conocido como “parásito de la Leishmania”, que se alimenta de células inmunes.

Nunca pensó que su estancia en el amazonas terminaría convirtiéndose en un pesadilla, a los dos meses de la picadura, su herida del rostro estaba llena de pus y comenzó abrirse. A su regreso a EEUU los médicos le avisaron de la gravedad del asunto, el parásito se estaba alimentando de la carne de su rostro, ocasionando grandes dolores e increíbles daños.

Adam se sometió a varios tratamiento con antibióticos, pomadas, inyecciones que no surtieron efecto. Su herida estaba cada vez mas hinchada y abierta, y la infección empezó afectarle a las vías respiratorias, la boca y la lengua.
Fue aterrador, tenía miedo de que podría afectar en la voz. Temía por mi vida, sentí como si mi cuerpo se estuviera viniendo abajo,” explicaba el joven. Mientras tanto su novia sufría con el, por que veía que todo empeoraba, “no podía comer, no podía respirar sin dolor, era terrorífico verlo así.

Afortunadamente tras un tratamiento mas especifico de 21 días el parásito desapareció de su organismo a tiempo, dejando una cicatriz en el rostro.