Julia Schwarts se peleó con su (ex) mejor amiga por un novio. La lucha fue tan feroz que Michaela Bohn le arrancó a Julia la oreja de un mordisco. La cuestión fue que esa parte de la cara estaba tan perjudicada que los médicos no podían coserle la oreja de inmediato.