De nuevo cobra protagonismo el Real Jaén en los grandes medios nacionales y de nuevo por malas noticias. Si no fuera por los locales y autonómicos el Real Jaén ‘sería’ un equipo sin equipaciones, que viaja en taxi y vende papeletas. Parecía cosa olvidada ya, eso de emparentar su nombre con hechos infaustos. Pero no. El nuevo robo en el estadio de sus camisetas y demás material, a 24 horas de jugar y sin ‘repuesto’ a mano, le ha colocado otra vez en el candelero. Justo hoy que puede ser noticia por colarse en puestos de play off (si gana y pincha el Betis B, el San Roque cayó ayer sábado), un histórico más cerca de volver a la LFP; pero cuatro energúmenos (supongo, lo del número, no el calificativo), dejan esto en segundo plano. O en tercero.

 

El robo, visto al menos desde fuera, carece de lógica. Estamos hablando de un material deportivo muy concreto, usado, con una salida de mercado que abarca solo la provincia, sobre todo la capital. Es decir, venderlo en el corto plazo sería como colocarse bajo un cartel enorme de neón con la palabra ladrón. Esperar para hacerlo, inútil, porque perderían casi todo su valor al quedar desfasadas (el club ya prepara las del próximo año, y la intención es que sean de una marca propia llamada RJ).

 

Así que, o estamos hablando de una medida desesperada y poco pensada, o el objetivo era más «hacer daño», como se lamentaban ayer en el club, que otra cosa. Con seguro o sin él el robo no trae cuenta. En cualquier caso queda el menoscabo a la imagen y esa sensación ‘in crescendo’ de que «lo que no pase en este equipo no pasa en ningún lado». Habrá que tratar de mejorar la seguridad en la sede social y hacer todos examen de conciencia.

 

Más allá de todo esto, lo importante es que el Real Jaén saldrá hoy con su equipación oficial blanca y a por tres puntos vitales, a ser noticia al menos en medios locales y autonómicos porque da otro pasito hacia el play off y el ascenso. El resto ya es trabajo de la policía.

 

http://jaenblogs.ideal.es