Una firma japonesa desarrolla una prenda con conexión bluetooth que monitoriza el nivel de excitación de sus portadoras.

noticias absurdas

Como si se tratase de una versión tecnológica de los medievales cinturones de castidad, la firma de lencería japonesa Ravijour ha lanzado al mercado el primer sujetador inteligente, capaz de evitar posibles abusos a sus portadoras, ya que solo se abre en caso de que esta sienta amor verdadero.

Al menos eso es lo que aseguran los creadores de esta prenda, a la que han bautizado como «True Love Tester». Según cuenta Héctor García en su blog «Kirai», el sujetador es controlado a través de una aplicación instalada en el teléfono móvil de la mujer que lo luce, que monitoriza su ritmo cardíaco gracias a los sensores con conexión Bluetooth instalados en la pieza de lencería.

Si la aplicación detecta que la frecuencia cardiaca de la mujer ha alcanzado un estado de excitación suficiente, desbloqueará el broche del sujetador, por lo que el acompañante de la portadora podrá abrirlo sin ningún problema. Si, en cambio, no ha logrado conquistarla, la prenda será imposible de retirar.

El vídeo que muestra el funcionamiento de este sujetador inteligente, que aún no se encuentra a la venta, explica si la prenda posee algún sistema de seguridad que permita a la mujer librarse de ella en caso de no encontrar a ningún candidato que despierte su libido. Sin duda, una nueva dificultad más que sumar a la habitual torpeza de algunos humanos para liberar los complicados cierres que suelen incorporar estas prendas de lencería femenina.

http://www.abc.es

noticias absurdas

El ministro de Medioambiente, Corrado Clini, ha revelado en un programa de televisión una de sus prácticas para ahorrar: Lavar la ropa interior cada cuatro días..

“Sólo hay que cambiarse de ropa interior un par de veces a la semana. Si las partes íntimas están bien aseadas, y las mías están limpísimas, la ropa interior puede aguantar cuatro días”, añadió Clini en el programa ‘Un giorno da pecora’, de la televisión pública RAI.

Cuando los presentadores cuestionaron al ministro la higiene de esta medida, Clini argumentó que cada lavadora utiliza un mínimo de 25 litros de agua y que, para eliminar el mal olor, vale con “desnudarse y colgar la ropa para que le dé el aire”.

 

La semana pasada,  su homólogo español, Miguel Arias Cañete, confesó que se ducha con agua fría para ahorrar.

 

“Mientras se espera a que salga agua caliente, se desperdicia mucha agua”, dijo el ministro

http://noticias.terra.es