noticias absurdasSegún fuentes anónimas de la diócesis de Newark (Nueva Jersey) mencionadas por el diario, la Iglesia Episcopal ha decidido impedir la tentativa de McGreevey de convertirse en sacerdote de esa confesión religiosa “no por ser gay”, sino por “lo mal parada que salió su imagen después de su divorcio”.

Algunos líderes religiosos mostraron además sus dudas sobre la fe del expolítico, que se volcó rápidamente en ese culto religioso después del escándalo sexual en el que se vio envuelto en 2004.

Además expresaron sus temores de que McGreevey estuviera utilizando a la iglesia “para rehacer su vida profesional”, siempre según el rotativo neoyorquino.

Esas mismas fuentes añadieron que “incluso si es un buen tipo” debería esperar entre cinco y diez años antes de intentar unirse a la Iglesia Episcopal, y apuntaron que “es muy común entre aspirantes primerizos que se les pida continuar con sus estudios y trabajos caritativos antes de que se les permita unirse”.

McGreevey, que según el diario vive en Plainfield (Nueva Jersey) junto a su pareja, el australiano Mark O’Donnell, dejó el catolicismo para convertirse en episcopaliano tras dimitir como gobernador en 2004.

Desde entonces ha estudiado un seminario de teología en Manhattan (Nueva York) y trabajado en el centro de rehabilitación Integrity House de Newark.

La imagen del exgobernador demócrata se vio más dañada en 2008, cuando se inició el juicio de divorcio de su mujer, Dina Matos, quien le acusó de haber cometido fraude por casarse con ella siendo homosexual y le pidió por ello una compensación de 600.000 dólares.

http://www.que.es