noticias absurdas

“Es una sensación única”, explica con una gran sonrisa Feri Tilukay mientras tres pitones de casi dos metros recorren su cuerpo en un ‘spa’ indonesio.

“Te da una descarga de adrenalina”, cuenta a AFP este experto en contabilidad tumbado en la camilla de masaje del ‘Spa y reflexología tradicionales de Bali’ que, pese a su nombre, se encuentra en Yakarta, la capital de Indonesia.

Con unos pantalones cortos como única protección, el veterano, que ya se ha dado otros dos masajes de este tipo, parece completamente relajado mientras Jasmine, Muscle y Brown serpentean por su cuerpo.

Las pitones, que pueden llegar a medir 1,8 metros de largo, se enroscan sobre su estómago, acarician su cuello, levantando de vez en cuando la cabeza y sacando la lengua bífida con un silbido agudo.

Si son ellas las que se relajan y se quedan dormidas sobre el vientre del cliente, dos asistentes que vigilan a los reptiles se encargan de despertarlas para que vuelvan al trabajo.

Feri Tilukay es uno de los pocos indonesios que se atreven con “el masaje de serpientes”. La mayoría de los clientes son turistas extranjeros que buscan sensaciones fuertes. Y aún así también escasean. “Tenía fobia a las serpientes”, explica Feri Tilukay. “Pero tras haber recibido este tratamiento varias veces, la fobia comenzó a desaparecer. Ahora me gustan”, dice, sin que parezca molestarle el deslizamiento por su cuerpo de la piel fría y escamosa de los reptiles.

El masaje de 90 minutos, que cuesta 32 euros, no es peligroso, afirma el gerente del ‘spa’, Paulus Abraham. Se desinfectan los reptiles con antiséptico antes de colocarlos sobre el cuerpo del cliente y se les tapa la boca con cinta adhesiva de modo que sólo puedan sacar la lengua.

El masaje de serpientes no es el único tratamiento insólito de este ‘spa’. Además de las clásicas envolturas corporales de chocolate, café y mango, el centro propone a los clientes masajes con helado de fresa, caracoles, queso, mantequilla, mayonesa, pelotas de golf, bolas de billar e incluso guantes de boxeo.

El “masaje corporal por un mono de la selva” consiste en una palpación realizada por una masajista disfrazada de gorila. El ‘spa’ asegura que esta “vuelta a la naturaleza” facilita “la circulación sanguínea” y la “estimulación corporal”.

El masaje de serpientes se da desde hace un año y atrae a “un número regular de clientes”, asegura el gerente, pero el tratamiento irrita a los defensores de los animales. La Red de Ayuda a los animales de Yakarta lo ve como una “explotación”. “No consideramos a las serpientes como empleados. Las tratamos como amigos o familiares”, se defiende el gerente del ‘spa’. “Las besamos, las abrazamos, las tratamos como es debido”, asegura.

http://es.noticias.yahoo.com

noticias absurdas

Devin Winans se llevó el susto de su vida al encontrar en la cuna de su hijo una serpiente intentando devorar a su pequeño, según explicó el propio Winans a la NBC News.

Winans entró en la habitación de su hijo al escuchar extraños ruidos en la cuna, en cuanto metió la mano sintió algo viscoso. “Encendí la luz y vi la serpiente de más de medio metro, enrollada en su pie, apretándolo, y tratando de comerse el pie”, relató. Cogió una manta y la usó para desenredar la pitón.

Inmediatamente el pequeño fue llevado al hospital para ser tratado de los rasguños y las heridas que la piel y los dientes del reptil le habían causado.

El animal fue llevado a un albergue de animales del condado. La investigación del departamento de policía de Mattoon(Illinois, Estados Unidos) reveló que la serpiente era propiedad de Shelby C. Guyette, una vecina de los Winans de 23 años. La propietaria no tenía un terrario lo suficientemente seguro para una pitón, en cuanto sintió hambre se escapo en busca de presas.

“Si la serpiente se hubiera enrollado alrededor del cuello del niño, en lugar de su pie, ahora no podríamos celebrar su primer cumpleaños”, contó Devin a la cadena de radio ABC.

http://www.alertadigital.com

noticias absurdasUn bebé masticó la cabeza de una serpiente en semihibernación, un peligroso pasatiempo del cual el reptil no salió ileso, informó su familia, habitante de una población árabe del norte de Israel.

Ghadir Aleeyan, madre del pequeño Imad, de 13 meses y seis dientes, aún no lo puede creer: “Le estaba preparando su biberón y al echarle una mirada, descubrí que tenía una serpiente en la boca. Me puse a gritar de terror”, contó.

Alertados por sus gritos, otros miembros de la familia y varios vecinos acudieron, pero nadie se atrevía a intervenir, hasta que un vecino decidió sacarle la serpiente, que ya estaba medio muerta, y rematarla.

“Cuando se la sacamos de la boca, Imad se puso a llorar”, contó Yasmin Shahin, tía del bebé, quien precisó que la cabeza de la serpiente había sido “seriamente mascada”.

El bebé fue trasladado para ser sometido a un examen al hospital Ramban de Haifa (norte), donde los médicos comprobaron que la serpiente no le había picado.

Según el doctor Boaz Shacham, experto de la Universidad hebraica de Jerusalén, se trataba de una hemorrhois nummifer, conocida como culebra corredora, de la familia de las colubridae, una especie no venenosa, aunque de carácter agresivo, al menos cuando está despierta. “Si no mordió al bebé, es probablemente a causa del frío. En invierno, estos reptiles no son muy activos”, explicó.

http://noticiasquecuriosas.blogspot.com