noticias absurdas

Ve a comprarme tabaco“.

No sabemos si con esta frase pero algo similar pensará Duke Riley, un neoyorquino de 41 años, cuando manda a sus palomas mensajeras a por tabaco.

No, no las manda al estanco de la esquina… las manda a Cuba.

Este hombre, pintor de profesión, entrenó a medio centenar de palomas para que le trajeran tabaco de la isla como parte de un proyecto llamado ‘Comercio con el enemigo’, con el que quería protestar contra el bloqueo económico de Estados Unidos, según informa la web RT.

Además, Duke quería demostrar con dicho proyecto las deficiencias de los servicios secretos de su país.

“Quería mostrar la futilidad de todos estos sistemas de alta tecnología que cuestan miles de millones de dólares y son utilizados por los servicios secretos para asegurar el bloqueo económico. Engañé al sistema por medio de los métodos utilizados por los antiguos sumerios”, cuenta Riley con ironía.

Duke Riley contó que mandó en un primer momento a 23 palomas contrabandistas pero sólo volvieron 11 con seis puros habanos.

El negocio le va a salir redondo a este pintor ya que el proyecto será expuesto el mes que viene en un museo donde también podrán verse las palomas que aún quedan con vida y los vídeos que han grabado (las instalaba una cámara y todo).

Y no solo eso, también venderá a su mejor ejemplar, al que ha llamado ‘Pablo Escobar’ (en honor al famoso narcotraficante colombiano), por 100.000 dólares (unos 75.000 euros).

“Es probable que me traigan cocaína desde Colombia”, dice Duke de cara al futuro.

noticias absurdasEn declaraciones a la prensa para conmemorar el primer aniversario de su campaña contra la obesidad infantil “Let’s Move”, la primera dama indicó que “sí, lo ha dejado”. “Lleva casi un año”, subrayó.

No quiso dar una fecha exacta, porque, según indicó, desconoce el preciso momento en que su marido fumó su último cigarrillo. “Nunca ha fumado demasiado” ni lo ha hecho delante de ella, explicó.

Según indicó, el presidente estadounidense siempre había querido abandonar el hábito, motivado principalmente por sus hijas, Malia, de doce años, y Sasha, de nueve.

“Siempre ha querido dejarlo”, explicó Michelle Obama, que indicó que su marido quería poder mirar a los ojos a sus hijas y contestar sin problemas “no” si las niñas le preguntaran acerca de si fumaba.

Con estas declaraciones, la primera dama confirma lo que ya había apuntado hace un par de meses el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, quien indicó en diciembre que Obama no había fumado en cerca de nueve meses.

Entonces, no obstante, Gibbs no quiso declarar con rotundidad que el presidente había dejado por completo el hábito.

“No le he visto a él ni he visto indicios de que haya fumado en probablemente nueve meses”, indicó el portavoz entonces.

Obama, según dijo Gibbs en su día, “se ha esforzado enormemente” en no sucumbir a la tentación e incluso en los peores momentos de negociaciones, como las que llevaron a un pacto con los republicanos para renovar una serie de recortes impositivos, “cuando podría haber encontrado algún solaz en el cigarrillo”, mantuvo su abstinencia.

Fumar “no es algo de lo que el presidente esté orgulloso. Sabe que no es bueno para él y no le gusta que los niños sepan que fuma”, explicó Gibbs.

En su chequeo anual como presidente de EE.UU. el pasado febrero, los médicos de la Casa Blanca declararon a Obama en excelente estado de salud, salvo un nivel de colesterol ligeramente elevado e indicios de su consumo de tabaco.

http://www.que.es