noticias absurdas

Odessa Clay, de 30 años, fue arrestada en septiembre por tatuar a su hija de 11 años de edad el año pasado. Ella dijo a la policía que su hija le había pedido un corazón por encima de su hombro derecho y que no sabía que era ilegal concederle su deseo.

La policía de Carolina del Norte acusó a Clay a finales de septiembre por el tatuaje de una persona menor de 18 años. La madre, que posee sus propios tatuajes, posó para la ficha policial con camisa blanca sin mangas dejando ver la tinta en ambos brazos.
La madre dijo: “Ella me pidió que lo hiciera”. Sin complejos, Clay dijo que usó sus propias herramientas y adormeció el brazo de su hija para poder hacerle el tatuaje.
Ella dijo que pensaba que los tatuajes, así como perforación de las orejas, eran legales siempre que los padres dieran su consentimiento.
Otros encuentros con la ley incluyeron cargos de robo, posesión de drogas y posesión de bienes robados.