noticias absurdasA los 99 años de edad, el vietnamita Tran Van Tiep no ceja en su empeño por hallar un supuesto tesoro enterrado por los militares japoneses al terminar la Segunda Guerra Mundial en el sur de Vietnam.

Cada año, Tiep renueva la licencia que le permite excavar en una montaña bajo la que cree enterradas 4.000 toneladas de oro y joyas por un valor de 200.000 millones de dólares en la provincia de Binh Tuan (1.500 kilómetros al sur de Hanoi).

“Empecé a buscar el tesoro en 1957 y no me moriré sin encontrarlo. Aunque no me dieran el permiso seguiría buscándolo”, afirma el anciano, que el pasado diciembre también recibió autorización para usar explosivos.

En su opinión, las fuerzas japonesas enterraron un tesoro de unas 4.000 toneladas de oro y joyas bajo un monte cerca de la bahía de Ca Na, en el sur de Vietnam, antes de su rendición en la Segunda Guerra Mundial. El equipo contratado por el anciano asegura haber dado con indicios por medio de una tecnología de georadiación magnética.

“Tenemos pruebas de que existe una gran cantidad de metal debajo de la montaña, pero aún tenemos que comprobar si se trata de oro y joyas”, declaró Than Nien (Juventud) Vu Van Bang, portavoz de Tiep.

Ataviado con un pijama, los ojos ocultos tras unas gruesas gafas de pasta, y con dificultades auditivas, el hilo de voz con el que Tiep empieza a desgranar su teoría va ganando fuerza a medida que avanza su relato.

“Sé lo que estoy haciendo, tengo confianza y no tengo miedo a nadie”, sostiene en su casa de Ho Chi Minh (antigua Saigón).

El anciano, que camina sin necesidad de bastón, muestra orgulloso sus mayores hallazgos en la zona excavada, una espada imperial japonesa con su vaina, una cachimba metálica partida, dinero japonés de la época y dos insignias militares niponas que desenterró en 1992.

“También poseo mapas que no puedo enseñar a nadie y que prueban la existencia del oro”, declara el cazatesoros, que dice poseer la información privilegiada desde 1957.

“No sólo tengo documentos, desde hace más de 50 años me visita en mis sueños un soldado japonés que viene del más allá y me da instrucciones para hallar el tesoro”, dice.

Según el anciano, las riquezas fueron robadas por los invasores japoneses en pagodas, bancos y museos en China, la antigua Indochina francesa, Filipinas y otros territorios ocupados por las fuerzas imperiales niponas.

Por el momento, la aventura le está saliendo cara: en 2011 tuvo que desembolsar 500 millones de dongs (23.500 dólares o 17.200 euros) a la administración provincial por los daños medioambientales causados.

“Es incontable el tiempo y el dinero que he gastado desde que empecé mi búsqueda. Pero no hago esto por dinero, de hecho destinaré el tesoro a obras de caridad”, indica.

El supuesto botín japonés ha alimentado las fantasías de cazatesoros en Asia, especialmente en Filipinas, donde decenas de personas de todo el mundo siguen cavando en su busca en las zonas montañosas al norte de la isla de Luzón en busca del oro supuestamente enterrado por el general Tomoyuki Yamashita.

Al contrario que las riquezas expoliadas por el Ejército nazi en Europa, halladas (al menos en parte) y devueltas años después a sus países de origen, el oro apropiado por las fuerzas japonesas en Asia nunca fue descubierto y se propagó el rumor de que fue ocultado.

http://www.publico.es

noticias absurdas

Arqueólogos israelíes han descubierto un tesoro enterrado de la época de las Cruzadas: más de 100 monedas de oro, con los nombres y los lemas de sultanes locales, y un valor estimado superior a los 400.000 dólares.

Según informó Fox News, un equipo de investigación estaba trabajando en el Parque Nacional de Apolonia, una antigua fortaleza romana en la costa utilizada por los cruzados entre 1241 y 1265, cuando encontraron una olla de oro, literalmente.

La procedencia de las monedas enterradas parece corresponder al período en que la fortaleza estuvo ocupada por la orden cristiana de los Caballeros Hospitalarios. El tesoro de monedas habría sido enterrado poco antes de que el emplazamiento cayera en manos musulmanas tras un asedio.

Desde su destrucción a finales de abril de 1265, la fortaleza nunca volvió a ser ocupada. Se sabe que, a medida que el asedio iba destruyendo el castillo, los cruzados trataron de ocultar sus pertenencias en un cántaro oculto en el suelo, posiblemente con idea de recuperarlo más adelante.

El tesoro encontrado el pasado 25 de junio por Mati Johananoff, un estudiante de arqueología, data de los tiempos del imperio fatimí, en los siglos X u XI.

Las monedas son de gran valor, pero ponerles un precio no es tarea fácil: Algunas de estas monedas se han vendido anteriormente por cantidades que van desde los 3.000 a los 5.000 dólares, por lo que el hallazgo total podría alcanzar un valor cercano al medio millón de dólares.

 

noticas absurdasSe trata de 497 monedas de oro que fueron descubiertas por los empleados en un inmueble de la casa de champán Bonnet, ocultas sobre el plafón en varias bolsas de unas 20 piezas cada una, tesoro cuyo valor se estima es de 700 mil euros.

Según Philippe Baijot, director ejecutivo de la casa Bonnet, este tesoro podría estar relacionado a las “exportaciones hacia Estados Unidos, que habrían sido pagadas de esta forma, debido a la entonces vigente prohibición de importar vinos y otras bebidas de alcohol.

Las piezas de oro, al parecer acuñadas entre 1851 y 1900, fueron trasladadas de inmediato a la bóveda de un banco y podrían -según las disposiciones del Código Civil- repartirse en dos partes, de acuerdo con reportes del diario Le Figaro.

La primera mitad sería dividida entre los trabajadores que descubrieron las monedas de oro y la segunda para la casa Alexandre Bonnet House, propietaria del inmueble desde 1981.

En cualquier caso, este evento podría inspirar a la casa de champán que está buscando un nombre para su última cosecha especial.

Baijot comentó que podría llevar el nombre de “Tesoro oculto”, manteniendo la tradición según la cual el nombre de las cosechas especiales conmemoran los acontecimientos excepcionales

http://www.planetacurioso.com

noticias absurdasNo es un chiste. Un tesoro aguarda bajo el suelo de una iglesia de Lepe a que alguien lo encuentre. Eso es al menos lo que indica una carta manuscrita datada en 1936 hallada por un grupo flamenco bajo una loseta de la citada iglesia cuando cantaba en una boda. Al parecer, el autor de la carta quiso esconder el tesoro de las fuerzas republicanas.
El alcalde lepero ha confirmado el hallazgo, aunque ha señalado que el Ayuntamiento se mantendrá al margen y tendrá que ser la iglesia o el Obispado de la diócesis de Huelva los que investiguen y decidan si merece la pena levantar parte del suelo de la iglesia siguiendo las instrucciones del documento.

Según un periódico local, el documento fue encontrado por los integrantes del grupo flamenco Manguara, cuando estaban ensayando en el coro de la iglesia, y notaron que se movía una de las losetas que pisaban, por lo que la levantaron y encontraron el pequeño papel, que de ser auténtico llevaría escondido 75 años.

Los propios componentes del grupo, nada más terminar la ceremonia, informaron al párroco de la iglesia, y este a su vez al alcalde y al Obispado, que entre los primeros trámites realizados ha levantado acta notarial del hallazgo. Seguiremos de cerca el tema. Y al tesoro, claro.

Noticias Curiosas