noticias absurdas

Un equipo de investigadores australianos ha descubierto en Indonesia una nueva especie de tiburón que ‘camina’. Aunque su cuerpo le permite nadar, el ‘Hemiscyllium halmahera’ utiliza sus dos aletas pectorales y dos pélvicas para impulsarse y desplazarse en el fondo marino. Sus movimientos son similares a los de un reptil.

Los científicos liderados por Gerald R. Allen, encontraron el pasado mes de julio dos ejemplares de esta especie ‘caminando’ en los corales cercanos a la isla Ternate, en las islas Molucas de Indonesia, informa Dailymail.co.uk.

El ‘Hemiscyllium halmahera’ tiene un cuerpo alargado de color marrón claro, atravesado por manchas oscuras. Puede llegar a medir 70 centímetros, habita las aguas profundas y se alimenta de peces pequeños.

Está clasificado en la familia de los Hemiscylliidae, del orden de los tiburones Orectolobiformes, es decir, cuentan con hocico corto, boca pequeña, una aleta anal y dos aletas dorsales sin espinas.

La nueva especie es similar en apariencia al Hemiscyllium galei, descubierto en el 2008 por el mismo investigador en la provincia indonesia de Papúa Occidental, y al ‘Hemiscyllium freycineti’.

http://www.telecinco.es

noticias absurdas

Toakai Teitoi, un policía de 41 años del archipiélago de Kiribati, situado en el Pacífico, ha vivido una experiencia que posiblemente nunca consiga olvidar.  Tras sobrevivir  106 días perdido en el océano,  fue descubierto por una embarcación pesquera, pero su rescate no habría sido posible sin la ayuda de un tiburón.

La historia se remonta al 27 de mayo, cuando Toakai decidió viajar con su hermano desde la capital de Kiribati, Tarawa, a Maiana, isla natal de ambos, en su barco. Durante el viaje, decidieron pescar, sin embargo se quedaron dormidos y al despertar estaban perdidos en mitad del océano, sin gasolina y con escasez de agua.
“Teníamos comida, pero el problema es que no teníamos nada para beber”, relató Toakai a la agencia de noticias France Presse.
Falaile, su hermano de 52 años, falleció el 4 de julio de deshidratación. Esa noche, durmió junto a su cadáver, “como en un funeral” y a la mañana siguiente le dio entierro en el mar.

Sobre su casi milagrosa supervivencia, Toakai dio más detalles tras ser rescatado. Contó que la noche en la que Falaile murió, él rezó y en los días siguientes pudo llenar dos contenedores de cinco galones de agua gracias a varias tormentas que se produjeron.
Los días seguían pasando y el hombre se alimentaba de peces y se protegía del abrasador sol acurrucado en una pequeña parcela del bote.
Hasta que el 11 de septiembre un tiburón le despertó, rodeando el casco de la embarcación y golpeando contra el casco de la nave. “Estaba guiándome a un barco de pesca”, relató Toakai. “Miré hacia arriba y allí estaba la popa de un barco y pude ver a la tripulación con los prismáticos mirándome”.
Sus rescatadores le dieron comida y bebida y tras pescar unos días más, le dejaron en tierra firme, tras haber pasado 106 días perdido en alta mar. Toakai, en buen estado de salud reveló que “nunca volvería a montar en barco”