noticias absurdas

Doce horas antes de que el reloj de la Puerta del Sol dé la bienvenida a 2014, unos 40 vecinos de la pequeña localidad abulense de Villar de Corneja (50 habitantes) han recibido por adelantado al nuevo año frente al Ayuntamiento, donde se han comido las doce uvas.

Esta tradición se mantiene en Villar de Corneja desde que hace justo una década la regidora propusiera celebrar este momento tan especial a mediodía en lugar de en la medianoche, dada la longevidad de la mayoría de sus vecinos, que supera los 75 años.

Todos ellos han compartido hoy esta celebración ante las puertas del Ayuntamiento, ya que esta noche la mayoría estarán recogidos en sus casas o en la de familiares en otros pueblos, mientras que otros estarán dormidos y no oirán las campanadas.

Lo que partió como una idea en 2004, se ha ido consolidando con el paso de los años, de manera que esta localidad situada a 70 kilómetros al oeste de Ávila, casi en la frontera con Salamanca, es de las pocas de Castilla y León, y probablemente de España, que recibe al año nuevo por adelantado.

Para ello, media hora antes de que las agujas del ya arreglado reloj del Ayuntamiento llegaran a las 12.00 del mediodía, varios vecinos, junto a la alcaldesa, daban los últimos retoques a la mesa, situada por primera vez bajo techo en la parte baja del Ayuntamiento, donde se encuentra el consultorio médico.

noticias absurdas

Ya tenía antecedentes por quemar el portal en el que vive y agredir a los vecinos.

Durante dos meses los vecinos de la calle la calle del Percebe han aguantado insultos de un loro. Su dueño siempre le tenía controlado, pero, cuando tenía que salir a la calle, el pájaro se escapaba de la jaula y se ponía a insultar a los vecinos barbaridades como “ectoplasma”, “cantamañanas”, “cataplasma”, “ceporrro” y cosas peores.

 

Otro vecino nos cuenta que por llamarle “bicho con plumas” el loro se lanzó a por el y le empezó a picotear por todo el cuerpo. El hombre lo denunció a la policia, pero no le hicieron caso y el pajarraco siguió agrediendo a los vecinos hasta que montaron una reunión para denunciar al dueño.

El loro ha sido enviado por el juez a un centro de reahabilitación durante tres meses. Cuando volvió con su dueño el loro ya no insultaba a nadie, pero ahora le ha dado por cantar rancheras por las noches. Los vecinos, que se han dado ya por vencidos, piensan mudarse a la comunidad de La que se avecina, que es mucho mas tranquila.

http://la-gacetilla.lacoctelera.net