Son cortos que podrían formar parte de cualquier campaña antitabaco. Los participantes de este concurso tenían un minuto para convencer a los más jóvenes de que hay que dejar de fumar.

El que más ha gustado al publico ha recurrido al sentido del humor: eran 50 razones absurdas para dejar de fumar, porque al fin y al cabo hacerlo es lo mas absurdo.