noticias absurdasSeguro que a lo largo del día utilizas WhatsApp desde varios lugares diferentes. Desde tu casa, el trabajo, el restaurante donde paras a comer, el parque donde juegan tus hijos… Y es muy probable que en alguno o varios de ellos utilices una WiFi pública para conectarte a internet. ¿Sabes qué? Alguien con conocimientos medios de seguridad informática podría estar leyendo tus mensajes.

Dos investigadores españoles han revelado a HojaDeRouter.com las razones por las que la ‘app’ de mensajería más extendida, con más de 20 millones de usuarios en España y un total de 350 millones en todo el mundo, es vulnerable a cierto tipo de ataques informáticos. Fundamentalmente hay dos razones: el sistema de cifrado que emplea es antiguo y poco fiable y la contraseña se genera siempre a partir del mismo mismo punto de partida.

Pablo San Emeterio, experto en seguridad de Optenet, y Jaime Sánchez, del Centro de Operaciones de Seguridad de una multinacional de telecomunicaciones y autor del blog Seguridad Ofensiva, se han demostrado que estos problemas existen y se han puesto manos a la obra para solventarlos con WhatsApp Privacy Guard, un programa que añade tres capas de protección adicionales y que será publicado de forma gratuita a finales de noviembre.

El primero de estos niveles de seguridad intercepta las comunicaciones que salen de tu móvil, rompe el cifrado original de WhatsApp e implementa uno más robusto, para después recomponer el original y dejar que los mensajes sigan su camino hacia los servidores de la compañía y posteriormente hasta el terminal del destinatario, que también tendrá que utilizar Privacy Guard para descifrar el texto en base a una contraseña común que habréis pactado previamente.

El segundo nivel se encarga de ocultar la identidad del emisor, para que nadie (WhatsApp, un atacante o la mismísima NSA) pueda determinar quién ha hablado con quién en qué momento en base a los metadatos de la conversación. Lo hace redirigiendo los mensajes para que pasen por varios números virtuales (teléfonos que no pertenecen a ningún usuario real) antes de llegar a los servidores de la empresa.

Por último, la tercera capa, algo más compleja desde el punto de vista técnico, permite prescindir de WhatsApp como intermediario a la hora de transmitir mensajes. Para ello, emisor y receptor intercambian sus mensajes a través de un servidor propio, basado en el mismo protocolo de comunicación que WhatsApp (XMPP), y Privacy Guard envía a los servidores de la firma un segundo mensaje completamente modificado. De esta forma, si la conversación fuera interceptada, el atacante vería un texto falso y no podría acceder al contenido original.

Todos estos procesos se realizan de forma transparente para el usuario, sin que se percate ni tenga que intervenir constantemente. Solo tienes que instalar el programa en tu ordenador u otro dispositivo intermediario (por ejemplo una Raspberry Pi), pactar la contraseña con cada uno de tus contactos y ponerte a chatear. Bueno, si quieres aprovechar las ventajas del tercer nivel también tendrás que montar un servidor XMPP, pero eso puede hacerse de forma sencilla siguiendo un tutorial paso a paso. De lo demás se encarga el ‘software’.

Así que, ya sabes, si quieres seguir utilizando WhatsApp tranquilamente, sin temer que terceros malintencionados espíen tus conversaciones, tendrás que recurrir a soluciones como la de Pablo y Jaime. De momento, la aplicación tal como la descargaste de Google Play o la App Store es claramente vulnerable. Estos dos investigadores españoles lo han demostrado.

http://noticias.lainformacion.com

noticias absurdas

Whatsapp ha provocado 28 millones de rupturas entre parejas de todo el mundo, según un estudio reciente. Los principales motivos de esta situación son las funciones de doble check y la posibilidad de ver última conexión de la aplicación, que generan sentimientos de celos y desconfianza entre la pareja.

El servicio de mensajería instantánea Whatsapp es una de las aplicaciones móviles más empleada de los últimos tiempos con hasta 300 millones de usuarios a nivel global.

La comunicación a través de Whatsapp con nuestros allegados es algo de lo más cotidiano por su efectividad y comodidad, pero también tiene su parte negativa.

El problema es que también suele servir de “termómetro” de la comunicación de una pareja. Prueba de ello son los resultados de un estudio elaborado por CyberPsychology and behaviour Journal y que ha recogido CNN Chile.

Este ha revelado que la aplicación de Whatsapp ha causado un total de 28 millones de rupturas entre usuarios de todo el mundo. Además, el mismo informe ha revelado los dos factores más influyentes que corresponden a dos funciones de la ‘app’: el doble check y la vista de última conexión.

El doble check es el sistema que emplea Whatsapp para indicar al usuario que su mensaje ha sido correctamente enviado (primer check) y que el receptor lo ha recibido (segundo check). No obstante, esto puede generar cierta confusión puesto eso únicamente señala que se ha producido la conexión entre ambos terminales, no que el destinatario del mensaje lo haya leído.

Por otro lado, la función de la última conexión muestra la hora en la que el usuario se metió en la aplicación de Whatsapp -o si este se encuentra en línea-, algo que tampoco tiene por qué significar que la otra persona haya leído en ese momento el mensaje en cuestión.

Estas dos opciones de la mencionada aplicación generan un clima de desconfianza, celos e incluso ansiedad en la pareja al ver que el otro se ha conectado después de haber enviado un mensaje y no “ha querido” contestarle.

 http://www.lavanguardia.com

noticias absurdas

El servicio de mensajería WhatsApp se ha convertido en una herramienta imprescindible para millones de usuarios. Se trata de un servicio de mensajería instantánea para ‘smartphones’ que permite el envío de mensajes, imágenes y clip de audio utilizando la conexión a Internet de los dispositivos.

El éxito de WhatsApp ha hecho que se mire al detalle cada uno de sus elementos y el que más ha llamado la atención es el conocido como doble check. Se trata de una función en la aplicación que aparece al enviar los mensajes.

Si el mensaje se ha enviado con éxito aparece un solitario check junto al mismo y la duda de los usuarios llegaba sobre el significado de los dos check juntos. Para algunos, el doble check significaba que el destinatario había recibido el mensaje y para otros implicaba que se había leído.

Ese aparentemente sencillo matiz ha provocado acalorados debates, que se han llegado a materializar incluso en un hilarante cortometraje. En el corto, el protagonista llegaba a decir que el doble check “es dios” y mantenía era una señal de que el mensaje había sido leído. Sin embargo, parece que estaba en un error.

WhatsApp ha despejado cualquier tipo de dudas a través de Twitter. La compañía ha escrito una explicación que no deja lugar a la duda: “el doble check no significa que el mensaje haya sido leído – sólo que fue entregado en el dispositivo del destinatario”.

De esta forma, la primera tesis sobre el doble check estaba en lo cierto y el protagonista del cortometraje se equivocaba. Desde WhatsApp no han precisado el motivo por el que han decidido precisar este detalle de su servicio y se han limitado a comenzar su ‘tuit’ con “FYI”, que es una abreviatura de “para tu información”

http://www.ondacero.es