Louise Bawn, de 37 años, no encuentra consuelo. Perdió su zapato en Bristol, Inglaterra. El ingrato cayó de su cartera y nunca lo volvió a ver. Para comprender el dolor que le causa la desaparición hay que aclarar que el par le salió 700 dólares.