Louise Bawn, de 37 años, no encuentra consuelo. Perdió su zapato en Bristol, Inglaterra. El ingrato cayó de su cartera y nunca lo volvió a ver. Para comprender el dolor que le causa la desaparición hay que aclarar que el par le salió 700 dólares.

Mostrando fotos del zapato que le quedó intenta recuperar el otro. Según explicó Louise “desde la primera vez que los vi sólo soñé con tenerlos. Volé hasta la Luna cuando mi marido me los regaló”.

La mujer ofrece una recompensa de 80 dólares a quien pueda aportar datos que conduzcan a la recuperación de su elegante calzado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *