Un hombre perdido en el mar se salva gracias a un tiburón
Comments 2 2486 Views

Un hombre perdido en el mar se salva gracias a un tiburón

noticias absurdas

Toakai Teitoi, un policía de 41 años del archipiélago de Kiribati, situado en el Pacífico, ha vivido una experiencia que posiblemente nunca consiga olvidar.  Tras sobrevivir  106 días perdido en el océano,  fue descubierto por una embarcación pesquera, pero su rescate no habría sido posible sin la ayuda de un tiburón.

La historia se remonta al 27 de mayo, cuando Toakai decidió viajar con su hermano desde la capital de Kiribati, Tarawa, a Maiana, isla natal de ambos, en su barco. Durante el viaje, decidieron pescar, sin embargo se quedaron dormidos y al despertar estaban perdidos en mitad del océano, sin gasolina y con escasez de agua.
“Teníamos comida, pero el problema es que no teníamos nada para beber”, relató Toakai a la agencia de noticias France Presse.
Falaile, su hermano de 52 años, falleció el 4 de julio de deshidratación. Esa noche, durmió junto a su cadáver, “como en un funeral” y a la mañana siguiente le dio entierro en el mar.

Sobre su casi milagrosa supervivencia, Toakai dio más detalles tras ser rescatado. Contó que la noche en la que Falaile murió, él rezó y en los días siguientes pudo llenar dos contenedores de cinco galones de agua gracias a varias tormentas que se produjeron.
Los días seguían pasando y el hombre se alimentaba de peces y se protegía del abrasador sol acurrucado en una pequeña parcela del bote.
Hasta que el 11 de septiembre un tiburón le despertó, rodeando el casco de la embarcación y golpeando contra el casco de la nave. “Estaba guiándome a un barco de pesca”, relató Toakai. “Miré hacia arriba y allí estaba la popa de un barco y pude ver a la tripulación con los prismáticos mirándome”.
Sus rescatadores le dieron comida y bebida y tras pescar unos días más, le dejaron en tierra firme, tras haber pasado 106 días perdido en alta mar. Toakai, en buen estado de salud reveló que “nunca volvería a montar en barco”
Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...
Anterior Se enteró de la muerte de su hija a través de Facebook
Siguiente La máquina extractora de esperma manos libres de China resulta inquietante

Quizás te guste...

Noticias Absurdas 0 Comments

Día sin pantalones en el metro de Nueva York

Los viajeros del metro de Nueva York han podido ver la ropa interior de quienes les acompañaban en el vagón. No ha sido ni magia ni imaginación. Se trata de

Noticias Absurdas 0 Comments

Humanos Increíbles

Una niña tailandesa padece una rara enfermedad conocida como el síndrome de Ambras o Hipertricosis Universal congénita, una alteración genética que le provoca el crecimiento de una gran cantidad de

Noticias Absurdas 0 Comments

Sin cortarse un pelo en NY

Cientos de neoyorquinos, que no son precisamente los ciudadanos más impresionables del planeta, se paran estos días frente a un escaparate de los que hay miles en su ciudad. Miran

2 comentarios

  1. princesakaom
    octubre 03, 13:30

    Que lastima lo de su hermano… Pero Dios no lo abandono!
    Hay que dar gracias por ello…
    Xoxo

    No votes yet.
    Please wait...
  2. Anónimos
    marzo 19, 10:28

    Dios mandó al tiburón para ayudarle y le dio lluvia

    No votes yet.
    Please wait...

Escriba su respuesta

Responsable: Juan Diego Martínez Gallardo. Finalidad: Enviarle novedades, promociones, sorteos, descuentos relativos a nuestra página, y otros propósitos descritos en nuestra Política de Privacidad Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Los datos que estás facilitando estarán ubicados en los servidores de RAIOLA NETWORKS, S.L. (Identificado con la marca comercial Raiola Networks), con domicilio social en Ronda del Carme, número 8, planta 5, puerta B, 27004, Lugo, inscrita en el Registro Mercantil de la provincia de Lugo en el Libro 0, Tomo 460, folio 183, hoja LU-17342 con C.I.F.: B-27453489. Se puede consultar la política de privacidad y demás aspectos legales de dicha compañía en el siguiente enlace: https://raiolanetworks.es/aviso-legal/ Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir sus datos.